Influyen controles monetarios y cambiarios del Banco Central

Por: Patricia Leitón 5 noviembre, 2014
Feria del agricultor de Moravia, el sábado pasado. El tomate, la papaya y la cebolla bajaron de precio en octubre respecto a setiembre. | ALONSO TENORIO
Feria del agricultor de Moravia, el sábado pasado. El tomate, la papaya y la cebolla bajaron de precio en octubre respecto a setiembre. | ALONSO TENORIO

La inflación, medida por un indicador de mediano y largo plazo que calcula el Banco Central, tiende al 4%.

Índice de precio al consumidor
Índice de precio al consumidor

Así lo reflejan los resultados de los últimos cinco meses del índice subyacente de inflación (ISI).

Este índice, según lo describe el Banco Central en la metodología: “Refleja más fielmente la tendencia subyacente de la inflación y logra capturar el movimiento más permanente del nivel general de precios, aislando las variaciones en precios relativos”.

Eduardo Prado, gerente del Banco Central, explicó que los indicadores subyacentes (hay varios) excluyen los bienes y servicios de mayor volatilidad, que en su mayoría son bienes de origen agrícola (alimentos) y el componente que se asocia a combustibles, que son precisamente los que han mostrado una reducción de precios en los últimos dos meses.

El indicador subyacente puede servir de guía para quienes requieren ajustar precios o estimar tasas reales de interés en el mediano y largo plazos.

Ayer, el Instituto Nacional de Estadística y Censos también publicó los resultados el índice de precios al consumidor, en el cual la variación en el costo de la vida del mes cayó, por segundo mes consecutivo. En setiembre disminuyó 0,14% y en octubre 0,28%.

La última vez que este indicador cayó en dos meses seguidos fue en abril y mayo del año 2000.

Mediante una respuesta escrita, el Banco Central explicó que en la caída en el indicador en setiembre y octubre influyeron la estabilidad cambiaria, la reducción en el precio de los combustibles (con impacto en otros precios y costos) y el efecto de una mayor oferta en algunos productos agrícolas.

El dato interanual fue del 5,70% y se mantiene fuera del rango meta del Banco Central, entre 3% y 5%.

4% podría estar amenazado. Manuel Zúñiga, profesor de la Escuela de Economía de la Universidad Nacional, comentó que el hecho de que la inflación subyacente sea más baja que la general es señal de que los controles monetarios del Banco Central funcionan.

“Esto sugiere que los factores monetarios se encuentran relativamente controlados, por lo que existen factores de tipo estacional que inciden en el precio de bienes o alimentos específicos, que explican el IPC interanual del 5,7%”, explicó Zúñiga.

Prado confía en que las medidas de control monetario, aunadas a la estabilidad del tipo de cambio de los últimos meses, permitan que el indicador general regrese al rango meta.

Max Alberto Soto, director del Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica, explicó que el déficit fiscal todavía no presiona la inflación porque la producción está por debajo de su nivel potencial.

Entonces, aunque la demanda del Gobierno por bienes y servicios aumente, todavía la oferta de estos (la producción) también puede aumentar.

No obstante, hacia futuro, el economista Norberto Zúñiga advirtió que existe el riesgo de que el elevado déficit fiscal afecte la inflación por el exceso de demanda agregada y por el alza en las expectativas de inflación.

Etiquetado como: