Sistema actual usa tarifas diferenciadas y eso crea distorsión, asegura Tributación

Por: Patricia Leitón 19 marzo, 2015
Los ahorrantes enfrentarían cambios en el impuesto sobre la renta que pagan sobre los rendimientos que obtienen de sus inversiones si prospera la propuesta de reforma del Ministerio de Hacienda. El Gobierno dio tiempo hasta el 27 de marzo para hacer observaciones al plan por medio de su página web. | JORGE ARCE/ARCHIVO
Los ahorrantes enfrentarían cambios en el impuesto sobre la renta que pagan sobre los rendimientos que obtienen de sus inversiones si prospera la propuesta de reforma del Ministerio de Hacienda. El Gobierno dio tiempo hasta el 27 de marzo para hacer observaciones al plan por medio de su página web. | JORGE ARCE/ARCHIVO

El Ministerio de Hacienda propone gravar la mayor cantidad de tipos de rentas de las inversiones financieras con una tarifa única de 15%.

Así lo planteó en el Proyecto de Reforma a la Ley de Impuesto sobre la Renta que puso en consulta la semana anterior.

De esta forma, los intereses de los certificados de inversión o depósitos a plazo, que actualmente tienen un tributo de renta de 8%, pasarían a cobrar un impuesto del 15%.

El 8% de impuesto permanecería para los títulos emitidos por el Sistema Financiero Nacional para la Vivienda, y los de cooperativas de ahorro y crédito.

Las ganancias que obtengan los fondos de inversión al negociar títulos pasarían de un tributo de 5% a 15% y los dividendos que reciben las personas por sus acciones quedarían también con esa tarifa.

El director general de Tributación, Carlos Vargas, explicó que actualmente el impuesto no es neutral, pues tiene diferentes tarifas para rentas similares.

“Cuando uno establece tarifas diferenciadas para rentas que provienen de fuentes similares lo que hace es establecer las condiciones para que se dé un arbitraje en favor o en contra”, explicó.

“La lógica es globalizar, por vía tarifa, al establecer una misma para todas las diferentes rentas, de esa naturaleza, que es de 15%”, añadió Vargas.

Una idea similar se había incluido en el Proyecto de Ley de Solidaridad Tributaria.

En el caso de los excedentes de cooperativas y asociaciones solidaristas, el proyecto propone mantener el impuesto actual del 5% para los montos menores del salario mínimo exento de renta, actualmente de ¢793.000, y por encima de ese monto, aplicar la tabla de renta para el salario, a la que se le crean dos nuevos tramos.

Debate. Para la Cámara de Bancos, el incremento en el tributo puede desestimular el ahorro y la inversión.

“La Cámara comprende y apoya los esfuerzos del Gobierno por atender el problema fiscal. No obstante, nos preocupa que el incremento del impuesto de renta a los certificados de inversión del 8% actual al 15% pueda desestimular al ahorrante, lo cual operaría en detrimento del ahorro y la inversión”, comentó Anabelle Ortega, directora ejecutiva de la organización.

María Isabel Cortés, directora ejecutiva de la Asociación Bancaria Costarricense, dijo que se referirán al tema cuando la Junta Directiva defina la posición gremial sobre el proyecto.

Se intentó tener una opinión de la Cámara de Fondos de Inversión, pero no fue posible.

Hasta ayer, según informó Hacienda, habían recibido 52 observaciones, de las cuales 20 corresponden al impuesto sobre la renta, 16 al impuesto al valor agregado y 16 a otros temas. Hay tiempo hasta el 27 de marzo para remitir las observaciones a las propuestas en materia de renta e impuesto al valor agregado.

Etiquetado como: