Asociación de empresarios del sector solicita a la administración crear un fondo de cumplimiento o una póliza

Por: Marvin Barquero 20 julio

El Gobierno, por medio del Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), se comprometió a elevar los controles sobre la actividad de las agencias de viajes, aunque también advirtió de que los consumidores deben ser más vigilantes con las promociones, ofertas y otras estrategias ofrecidas por ese sector.

Así lo establecieron la mañana de este jueves 20 de julio la ministra del MEIC, Geannina Dinarte, y la directora de protección al consumidor, Cynthia Zapata. Las funcionarias presentaron una evaluación de contratos firmados entre clientes y algunas de estas agencias, los cuales tienen debilidades que el consumidor debería tomar en cuenta.

El Ministerio de Economía Industria y Comercio (MEIC) advirtió a los consumidores de que al pactar con una agencia de viajes esta debe estar registrada en esa entidad y de que no deben recibir comprobantes o reservas en lugar de los tiquetes aéreos.
El Ministerio de Economía Industria y Comercio (MEIC) advirtió a los consumidores de que al pactar con una agencia de viajes esta debe estar registrada en esa entidad y de que no deben recibir comprobantes o reservas en lugar de los tiquetes aéreos.

Además, dejaron claro que todas las agencias de viajes deben estar registradas en ese ministerio y los clientes tienen como obligación solicitar ese requisito, como un factor adicional de seguridad a los contratos.

La afiliación o registro en el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) o en la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) no las faculta para realizar ventas a plazo, pues eso solo se consigue con el registro en el MEIC, advirtió la ministra Dinarte.

Entre las prácticas irregulares encontradas en la revisión de contratos se dan: que se obliga al cliente a renunciar al reclamo mediante la vía administrativa gratuita, que no se establecen plazos indeterminados y el cliente sigue pagando cuotas vacacionales, o que se renuncia a todo lo ofrecido verbalmente. Además, se encontraron contratos en donde los derechos, regalías u ofertas quedan sujetos a la disponibilidad de los proveedores.

Dinarte advirtió que a estas prácticas abusivas de mercado se une que el nombre de las agencias no coincide con el real, pues es uno de fantasía. En estos casos, el ministerio queda en dificultades pues no puede notificar a la agencia.

Datos solicitados al MEIC indican que entre el 2015 y junio del 2017 se han denunciado 78 empresas que tienen que ver con servicios turísticos (no solo ventas a plazo) y ninguna está inscrita en ese ministerio.

La entidad tiene debidamente inscritas solo 47 empresas, las cuales deben pasar por un proceso de revisión de contratos en el cual se define que no tengan cláusulas abusivas.

Medidas

Mientras el MEIC se refirió al tema, la Asociación Costarricense de Agencias de Viajes (ACAV) dio a conocer una carta enviada al presidente de la República, Luis Guillermo Solís, el pasado 12 de julio, en la cual da cuenta de problemas con gestiones realizadas ante el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) y de las dificultades normativas y por escasez de personal que tiene el MEIC para controlar estar agencias.

ACAV aseguró que el impuesto del 5% a los tiquetes aéreos le depara al ICT casi $9 millones anuales, según cifras al 2016. Con una pequeña parte de esos recursos se puede crear un sistema de protección para los consumidores potenciales afectados por incumplimientos de algunas agencias de viajes, alega la Asociación.

Una póliza colectiva de incumplimiento, un seguro de caución, un fideicomiso o un fondo de cumplimiento se mencionan como opciones en la carta enviada al presidente de la República.

Empero, Dinarte consideró difícil extraer recursos de ese impuesto, porque tiene como destino específico la promoción turística de Costa Rica. Dijo que el Gobierno está dispuesto a incluir ajustes para controlar mejor las ventas a plazo en la reforma del reglamento a la Ley de Promoción de la Competencia y de Defensa Efectiva del Consumidor.

Agregó que hay disponibilidad para establecer un fideicomiso o un fondo de protección para garantizar la devolución del total invertido en casos de incumplimiento, pero señaló que esto lo deberá hacer, como obligación legal, cada agencia de viajes.

La jerarca del MEIC repitió en varias ocasiones que no solo el Estado y las empresas organizadas tienen responsabilidad en este tema, sino que el consumidor también debe ser el cuidadoso. El cliente debe revisar contratos, saber cuáles cláusulas son abusivas, contratar con empresas registradas en el MEIC y evitar problemas posteriores, señaló.