Situación ayuda a los hogares más pobres, donde la comida pesa más

Por: Patricia Leitón 24 mayo, 2014

El poco aumento que presenta este año el costo de la canasta básica alimentaria beneficia a los hogares de menores ingresos.

La razón es que las familias más pobres son las que gastan una mayor parte de sus gastos totales en comida.

El costo por persona de esta canasta pasó de ¢43.468 en diciembre del 2013 a ¢43.664,04 en abril de este año, un incremento de 0,5%.

En los primeros cuatro meses del año pasado aumentó 1,3%.

La canasta básica alimentaria es un conjunto de alimentos expresado en cantidades suficientes para satisfacer, por lo menos, las necesidades de calorías de una persona promedio. No es una dieta ideal, es un mínimo alimentario.

Entre las causas del menor crecimiento se encuentran una reducción en el precio de los huevos y de los tubérculos.

Contribuye baja en huevos y tubérculos
Contribuye baja en huevos y tubérculos

Luis Mesalles, gerente de la empresa la Yema Dorada explicó que la reducción en el huevo obedece a un exceso de oferta.

No obstante, detalló que con precios deprimidos y costos crecientes (salarios, electricidad y materias primas importadas) los productores avícolas se deprimen, y la reposición de pollitas para producción baja, por lo que no sería de extrañar que el precio vuelva a subir.

En los tubérculos, Juan Rafael Lizano, presidente de la Cámara de Agricultura, señaló que el clima ha favorecido una mayor producción.

Esta canasta es una de las las referencias para medir la pobreza, cuyo cálculo se realiza en julio de cada año.

Los hogares cuyos miembros reciben en promedio, cada uno, menos del costo de la canasta básica se consideran en pobreza extrema y los que reciben menos del costo de dicho grupo y otro poco más para cubrir otras necesidades básicas se consideran pobres.

Para medir el ingreso de los hogares se utiliza la Encuesta Nacional de Hogares.

Consultado sobre si el poco crecimiento en el costo que presenta dicha canasta podría beneficiar la próxima medición de la pobreza, el especialista Víctor Hugo Céspedes, señaló que no necesariamente.

“Es muy probable que se acelere el costo y se atenúe el crecimiento del ingreso; por lo tanto, me parece poca la posibilidad de que la pobreza se reduzca”.

Etiquetado como: