Por: Óscar Rodríguez 8 octubre, 2015
La necesidad de financiamiento del Gobierno es alta, pues se debe atender una deuda que se mantiene al alza desde el 2010 por los continuos déficits fiscales.
La necesidad de financiamiento del Gobierno es alta, pues se debe atender una deuda que se mantiene al alza desde el 2010 por los continuos déficits fiscales.

La caída del índice de precios al consumidor (IPC), en los últimos tres meses, ha beneficiado los rendimientos reales de las inversiones financieras en moneda nacional.

Marco Chaves, gerente financiero de Banco Cathay, explicó que cuanto más baja sea la inflación, mayores serán los réditos de los inversionistas.

“Si una persona coloca su dinero en un depósito fijo a un año a un 4%, esta considera que tendrá un 4% más de recursos al abrir el depósito; pero si la inflación es del 3%, su rentabilidad real será del 1%. Pero cuando el IPC es negativo, significa que el rendimiento real será mayor”, ilustró Chaves.

El especialista enfatizó que el decrecimiento de la inflación debería prolongarse por más tiempo para que se materialicen mayores ganancias.

Sin embargo, la banca se adelantó y ajustó sus tasas de interés pasivas, durante este año, por la evolución del IPC y el mercado local, reconoció Leonardo Acuña, subgerente de Finanzas del Banco de Costa Rica.

“Durante este año, las tasas al público se han ajustado a la baja, de acuerdo con el comportamiento del mercado”, enfatizó el banquero.

Precisamente, Eugenia Meza, gerenta general de la Mutual Cartago de Ahorro y Préstamo (Mucap), consideró que en la mejora de los rendimientos influye más la reducción de la tasa básica pasiva (TBP) frente a la evolución de la inflación.

“En una entidad financiera como la nuestra, las decisiones obedecen al comportamiento de tasas y a la inflación. Por otra parte, no se sabe qué tan permanente sea el fenómeno de una inflación baja o negativa”, aseguró Meza.

Vidal Villalobos, gerente de Estudios Económicos Portfolio Advisory Group de Scotiabank, enfatizó que el propio Ministerio de Hacienda inició un proceso de ajuste a la baja en los rendimientos ofrecidos en sus bonos de deuda interna.

Agregó que el financiamiento del déficit fiscal del Gobierno incluye de manera importante los rendimientos del país.