Por un depósito a 180 días (seis meses) la tasa bruta pasó de 3,67% a 5,70%

Por: Patricia Leitón 8 junio

Las tasas de interés que ofrece el Banco Central para los depósitos electrónicos al público amanecieron este jueves 8 de junio con un incremento de hasta 2,03 puntos porcentuales.

El Banco Central entró a competir con los bancos y otros intermediarios por los depósitos al público en colones. Fotografía de archivo con fines ilustrativos. | JORGE ARCE/Archivo
El Banco Central entró a competir con los bancos y otros intermediarios por los depósitos al público en colones. Fotografía de archivo con fines ilustrativos. | JORGE ARCE/Archivo

Se trata de las tasas que aplica para los depósitos en colones suscritos por medio de la plataforma Central Directo, un mecanismo mediante el cual el público puede invertir en forma directa en el Banco Central por medio de su página web.

Hasta el martes 7 de junio solo las cooperativas tenían acceso a participar en dichos depósitos, pero a partir de hoy miércoles se abrieron al público en general.

La reapertura al público de Central Directo da marcha atrás a la decisión que el mismo Banco Central tomó hace casi tres años, de restringir la participación del público en esta plataforma de inversiones.

En este sistema cualquier persona puede ahorrar en estos instrumentos. La inversión mínima es de ¢100.000 y para ingresar requiere un certificado digital.

Por un depósito a 180 días (seis meses) la tasa bruta que ofrece el Banco Central (no resta el 8% de impuesto sobre la renta) pasó de 3,67% a 5,70%.

El Banco Nacional, por ejemplo, ofrece hoy una tasa bruta para captación a plazo por Internet de 5,80%, según la información que tiene en su página web.

Esta es una de las medidas que el Banco Central tomó para acelerar el proceso de transmisión de los aumentos que realiza en su tasa de política monetaria a las tasas de interés del mercado.

Este jueves, el Central también aumentó, por quinta vez en el año, la tasa de política monetaria (TPM), de 4% a 4,5%.

Su objetivo es que los ahorrantes permanezcan en colones y frenar así la demanda que existe por los ahorros en divisas ante la expectativa de una mayor devaluación.