Instituciones tienen tres días para informar a la persona, según legislación

Por: Óscar Rodríguez 23 enero, 2014

Desde diciembre anterior, las entidades financieras están en el proceso de actualización de datos de sus clientes. | ARCHIVO
Desde diciembre anterior, las entidades financieras están en el proceso de actualización de datos de sus clientes. | ARCHIVO

Las instituciones financieras están obligadas a notificar al cliente sobre el inicio del proceso del cierre de una cuenta bancaria.

Una vez informado el usuario, la entidad cuenta con un plazo de tres días para hacer efectiva la advertencia, según establece el Código de Comercio, aunque hay entidades que brindan hasta cinco días hábiles al cliente.

Los bancos comenzaron, en diciembre anterior, un proceso de actualización de datos de sus clientes. El trámite se realiza cada dos años, como cumplimiento a la Ley sobre estupefacientes, sustancias psicotrópicas, drogas de uso no autorizado, actividades conexas, legitimación de capitales y financiamiento al terrorismo. Dicho proceso no tiene una fecha límite para realizarse.

Entidades financieras, consultadas por La Nación , informaron que han realizado pocos cierres de cuentas a clientes. Sin embargo, ninguna entidad brindó datos.

“No se tiene la política de llevar a cabo cierres masivos, sino que previamente se contacta a cada cliente y se le otorga un plazo a cada quien para actualizar los datos”, informó por escrito la División Jurídica del Banco de Costa Rica.

Asimismo, si el cliente tenía recursos en su cuenta, el dinero siempre estará a disposición de la persona o empresa.

“Se le informa al cliente que pueden presentarse a retirar sus fondos mediante la entrega de un cheque de gerencia, porque esos dineros siguen siendo de su propiedad”, afirmó Manfred Sáenz, director del Departamento Legal de Scotiabank.

Si hay interés en reabrir la cuenta, el usuario solo debe presentar la cédula de identidad, dirección actual y datos financieros como la orden patronal.

Sin embargo, la entidad puede reservarse el derecho de aceptar de nuevo al cliente, detalló Annabelle Ortega, directora ejecutiva de la Cámara de Bancos.