2 mayo, 2016

La Habana, Cuba

El primer crucero con bandera estadounidense en casi 40 años atracó este lunes en La Habana, reanudando los viajes comerciales en aguas que una vez representaron medio siglo de hostilidad.

El barco Adonia, de la compañía de cruceros Carnival Corp., zarpó de Miami con 704 pasajeros rumbo a La Habana.

La embarcación de la compañía Fathom, filial de Carnival, el Adonia, deja el puerto hoy, domingo 01 de mayo de 2016, en su viaje inaugural de 7 días a Cuba, en el puerto de Miami (EE.UU.).
La embarcación de la compañía Fathom, filial de Carnival, el Adonia, deja el puerto hoy, domingo 01 de mayo de 2016, en su viaje inaugural de 7 días a Cuba, en el puerto de Miami (EE.UU.).

Se tiene previsto que concluya su viaje a las 9:30 a. m. de este lunes y se convierta en el primer crucero estadounidense que fondea en La Habana desde que el expresidente Jimmy Carter eliminó prácticamente todas las restricciones de viaje de Estados Unidos a Cuba a finales de la década de 1970.

Las restricciones de viaje se restablecieron después de que Carter dejó la Casa Blanca y los cruceros a la isla fueron posibles otra vez después de que los presidentes Barack Obama y Raúl Castro anunciaran la reanudación de relaciones diplomáticas el 17 de diciembre de 2014.

La llegada del barco Adonia es el primer paso hacia un futuro donde miles de barcos al año podrán cruzar los Estrechos de Florida, un paso cerrado durante mucho tiempo debido a tensiones que una vez pusieron al mundo al borde de una guerra nuclear.

Estados Unidos cerró los estrechos durante la crisis de misiles de Cuba y miles de cubanos han huido a través de ellos hacia Florida en embarcaciones precarias y un sinnúmero murieron en el trayecto.

El número de cubanos que tratan de cruzar los estrechos está en su punto máximo en ocho años y los barcos mercantes regularmente rescatan a gente en lanchas.

¿Cómo era antes de la Revolución?

Antes de la Revolución de Cuba en 1959, los cruceros viajaban con regularidad entre ambos países. Elegantes barcos zarpaban desde Nueva York y viajes de fines de semana por $42 la noche salían dos veces por semana desde Miami, dijo Michael L. Grace, un historiador amateur en cruceros.

Los cruceros desde Nueva York ofrecían ostentosas cenas, películas, bailes y apuestas de "caballos" donde los camareros jalaban caballos de madera alrededor de una pista de baile y donde se determinaba cuántos metros podían mover por turno.

La empresa United Fruit operó un servicio semanal que salía de Nueva Orleans, agregó Grace.

"Cuba era un destino muy grande para los estadounidenses, enorme", dijo Grace.

Caída

Los cruceros mermaron después de la Revolución y se congelaron por completo después de que Castro expulsó al gobierno que era respaldado por Washington.

Después de que Carter eliminó los límites a los viajes a Cuba, 400 pasajeros, entre ellos la leyenda del jazz Dizzy Gillespie, viajaron de New Orleans a Cuba en 1977 a bordo del "Crucero del Jazz", el MS Daphne. Al igual que el Adonia, emprendió el viaje a pesar de la protestas de exiliados cubanos y continuaron incluso con amenazas de bomba que obligaron a la empresa Carras Cruises a cancelar viajes adicionales, relató Grace.

Sin embargo, al siguiente año el Daphne hizo varios viajes de New Orleans a Cuba y otros destinos en el Caribe.

Cuba cortó todo turismo de crucero en 2005 al poner fin a una asociación con la empresa italiana Silares Terminales del Caribe, mientras que Fidel Castro arremetió contra los viajes de cruceros durante un discurso televisado de cuatro horas y media.

"Vienen hoteles flotantes, restaurantes flotantes, teatros flotantes, diversión flotante, visitan los países para dejarles la basura, las latas vacías y los papeles por unos cuantos miserables centavos", dijo Castro.

Hoy, el gobierno cubano considera los cruceros una fuente fácil de ingresos que puede atraer a miles de paseantes estadounidenses sin saturar más los llenos hoteles o exigiendo más al escaso suministro de alimentos.

Carnival Cruise Line informó que el Adonia efectuará dos viajes al mes de Miami a Cuba. Las reservaciones comenzarán en $1.800 por persona e incluyen diversas actividades culturales y educativas, como clases de español, indicó Carnival en su página de internet.

El viaje de siete días incluye escalas en las ciudades de Cienfuegos y Santiago de Cuba. Los talleres que ofrecen a bordo entran en la categoría de educativos, como establecen las normativas estadounidenses y la cual prohíbe los viajes que sean únicamente turísticos.

Etiquetado como: