El 68% de las ventas del cereal está en manos de tres compañías

Por: Marvin Barquero 3 mayo

San José.

Un estudio del mercado del arroz, presentado este miércoles 3 de mayo por la Cámara de Comercio de Costa Rica (CCCR), reveló que el grano debería ser un 10% más barato.

De acuerdo con ese análisis, a diciembre pasado el valor de la bolsa de dos kilos del cereal estaba en ¢1.144 y en realidad debería costar ¢1.027.

La conclusión se obtiene de comparar las cotizaciones locales con los precios internacionales explicó Alonso Elizondo, director ejecutivo de la Cámara de Comercio.

El estudio fue contratado a las economistas Alejandra Mara y Viviana Santamaría, quienes son consultoras independientes en temas agrícolas y de comercio internacional.

El presidente de la Corporación Arrocera Nacional (Conarroz), Eliécer Araya, estimó "que era de esperarse" una posición del sector comercial en ese sentido, pues a ese gremio no le interesa la producción. "Ellos reciben el arroz listo y hasta empacado y lo único que tienen que hacer es venderlo", sentenció.

"Nosotros estamos en el otro lado, con los ojos puestos en la producción y en el aporte socioeconómico importantísmo que brinda al país la actividad que hacemos. El comerciante puede hacer su labor con solo una bodega y tres empleados", enfatizó el dirigente arrocero.

El estudio de la CCCR se presenta apenas un mes después de que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) criticara los apoyos al sector arrocero mediante la fijación de precios. La posición de ese grupo de países está contenida en el informe del examen de políticas agrícolas de Costa Rica, realizado como parte del proceso de adhesión costarricense a la organización.

Se divulga seís días después de que la Comisión para la Promoción de la Competencia (Coprocom) se pronunciara en contra de la fijación de los precios del cereal, el producto de más consumo en Costa Rica, con una demanda de 20.062 toneladas piladas (sin cáscara) al mes, de acuerdo con las cifras tomadas del informe anual de Conarroz.

El fallo de los magistrados de la Sala IV ratifica la prohibición a vender el arroz con algún otro producto de regalía pegado con una cinta. Los comerciantes han sostenido que esa prohibición atenta contra el consumidor.
El fallo de los magistrados de la Sala IV ratifica la prohibición a vender el arroz con algún otro producto de regalía pegado con una cinta. Los comerciantes han sostenido que esa prohibición atenta contra el consumidor.

Más distorsiones

Aparte de la distorsión del costo más alto para el consumidor causada por la fijación de precios a ese alimento, el estudio agregó que un 4% de los productores acaparan el 44% del área sembrada en Costa Rica y que un 68% de las ventas están en manos de tres compañías.

Araya argumentó que las autoras del estudio se contradicen porque precisamente la ley establece que el precio de un bien se debe mantener bajo fijación por decreto cuando su distribución está muy concentrada. Si tres empresas venden el 68% de la demanda, se cumple el requisito para mantener la fijación, señaló.

La investigación encargada por los comerciantes también reveló que un 70% de los costarricenses consume arroz diariamente y que un 10,7% de los ingresos totales de los hogares más pobres se destina a comprar ese alimento.

La fijación del precio por decreto traslada al sector arrocero $124,4 millones anuales por distorsión de los valores en toda la cadena, según el análisis.

Con esto, la Cámara de Comercio dijo que llama la atención de nuevo al Gobierno acerca de la distorsión que genera esta fijación de precios.

Precisamente, el arroz es el único producto cuyo valor es fijado mediante decreto en Costa Rica.

Según Alonso Elizondo, el estudio se teminó en diciembre pasado, pero no se dio a conocer públicamente porque se le quería presentar en un encuentro a los jerarcas del Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC). Así se hizo, agregó, con la ministra, Geannina Dinarte, y con el viceministro, Carlos Mora. El MEIC es la entidad encargada de fijar los precios de este grano.

La decisión de darlo a conocer se tomó en vista de la poca reacción del MEIC, detalló Elizondo. Además de hacerlo público, la CCCR lo incluirá como parte de los argumentos en un juicio que mantiene la asociación Consumidores de Costa Rica contra la fijación de precios en el Tribunal Contencioso Administrativo.