Herramienta puede ser utilizada por los establecimientos que se dedican a la elaboración, fraccionamiento, empacado, almacenamiento, transporte y distribución de productos

Por: Manuel Herrera 10 febrero, 2014

El Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica (Inteco) actualizó en diciembre anterior una herramienta que estipula los controles y requisitos desde la elaboración del producto hasta el consumo final.

Con la norma, los productores de la industria alimentaria podrán garantizar a los consumidores el cumplimiento en los requisitos de higiene y de buenas prácticas de manufactura en la elaboración de sus productos.

La norma INTE 02-01-03:2013 'Principios Generales de las Buenas Prácticas de Manufactura de Alimentos' puede ser utilizada por los establecimientos que se dedican a la elaboración, fraccionamiento, empacado, almacenamiento, transporte y distribución de los alimentos.

"Todos los productores agrícolas, fabricantes, manipuladores y consumidores de productos alimentarios, tienen la responsabilidad de asegurarse de que sus productos sean inocuos y aptos para el consumo humano", indicó Mauricio Céspedes, director ejecutivo de Inteco.

Según Céspedes los principios generales de esa norma establecen una base sólida para que todas las partes involucradas puedan asegurarse de que el proceso al cual someten a los alimentos para su elaboración, distribución y almacenamiento es el adecuado.

Dentro de los requisitos que solicita la norma se encuentran establecer sistemas eficaces para asegurar un mantenimiento y una limpieza adecuada, control de plagas y manejo adecuado de desechos.

La industria alimentaria alega una reducción en las exportaciones del sector.
La industria alimentaria alega una reducción en las exportaciones del sector.

También exige darle seguimiento periódico a la eficacia de los procedimientos de mantenimiento, limpieza y desinfección de las zonas donde se fabricarán, almacenarán y venderán los alimentos, e identificar y controlar los peligros en todas las etapas de las operaciones en donde los alimentos se podrían contaminar.

En cuanto a la higiene, la herramienta establece el aseguramiento y garantía de que todos los trabajadores de una industria, que entren en contacto directo o indirecto con los alimentos, mantengan un nivel apropiado de aseo personal.

Además, restringe el acceso en áreas de manipulación a los trabajadores que se encuentran enfermos y solicita establecer procedimientos para proteger los alimentos de posibles fuentes de contaminación o de daños que puedan hacerlos no aptos para el consumo humano.

La norma fue confeccionada por representantes de la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (Cacia), Molinos de Costa Rica, la Universidad de Costa Rica (UCR), Pozuelo, el Ministerio de Economía Industria y Comercio (MEIC), Dos Pinos y de la Asociación Consumidores de Costa Rica, así como por una consultora externa.