Economía

Redes de mercadeo tientan con ganancias rápidas

Actualizado el 10 de enero de 2015 a las 12:00 am

Inversión inicial para entrar en estos esquemas oscila entre $25 y $100

Vendedores deben revisar antecedentes de la marca antes de ingresar a las redes

Economía

Redes de mercadeo tientan con ganancias rápidas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

“Alcance la libertad financiera”. “Sea su propio jefe”. “Que su esfuerzo infle su propia riqueza, no la de otros”.

Con este tipo de frases, las empresas multinivel, o de mercadeo en red, proliferan y se fortalecen en Costa Rica.

Amway y Herbalife, dos de las más reconocidas multinivel en el mundo, reportan crecimientos de doble cifra en el país. Así lo afirmaron Sol Flint, directora de Amway Centroamérica, y Fernando Sandoval, director de Herbalife para Costa Rica.

Según la Cámara de Comercio, hay unas 20 firmas multinivel en Costa Rica.

Sin embargo, existen empresas similares que llegan con las mismas promesas y son incapaces de cumplirlas, manifestó el empresario Wilbert Rosales.

Rosales es parte de una nueva asociación de ventas directas en Costa Rica, que se está comenzando a constituir legalmente.

Los esquemas multinivel combinan la venta directa con el mercadeo en red, que consiste en suscribir a cada vez más miembros. A medida que aumenta la cantidad de vendedores (y sus ventas), se incrementan también las ganancias de quienes los inscribieron. Y así sucesivamente.

En palabras de Randy Gage, conferencista y escritor estadounidense especializado en el tema, el esquema de mercadeo en red permite apalancar los esfuerzos de otras personas que tienen un sueño y están dispuestas a invertir de siete a diez horas a la semana para alcanzarlo.

Los negocios multinivel están presentes en la economía costarricense, pero quien se inscriba debe revisar sus antecedentes.

Cuando la promesa es demasiado buena, suele no ser cierta, alerta el especialista en delitos tributarios Alejandro Pignataro.

El riesgo de la primera inversión para un individuo es bajo. Usualmente va de $25 a $100, según un sondeo realizado por La Nación entre varios participantes de este sistema.

En comparación con la promesa de obtener jugosas ganancias, pareciera ser un monto insignificante. Sin embargo, la posibilidad de que ese dinero se esfume es alta si se entrega a ciegas, coinciden Pignataro y Rosales.

Proliferación del daño. Con el crecimiento y la consolidación de este modelo de negocio en el mundo, también aparecen empresas que se aprovechan de la credulidad de la gente para estafarla.

“Bien intencionadas o no, se aventuran a ofrecer lo que no pueden cumplir”, dice Rosales.

PUBLICIDAD

Es el caso de Travel One –empresa disfrazada de multinivel que operó en el país durante varios años–, captó a cientos de vendedores y luego quebró.

El modelo era insostenible, prosigue Rosales. A cambio de la suscripción de nuevos miembros, la compañía ofrecía descuentos en planes de viajes, pero carecía de un producto o servicio real mediante el cual obtener réditos.

Detrás de este tipo de empresas suelen esconderse esquemas piramidales, destinados desde su origen a quebrar.

La venta de servicios por medio de redes de mercadeo es uno de los nichos más utilizados para disfrazar las pirámides, prohibidas por ley en varios países.

“Cuando hay un servicio o un bien intangible, hay que tener mucho cuidado”, dice Pignataro.

Según los especialistas, siempre será más confiable una empresa que evidencie que se puede mantener por medio de la venta de sus productos. También debería estar inscrita en Tributación Directa y en las diversas cámaras.

Rosales comenta que la incipiente asociación ha tenido contacto con empresas como Amway, Herbalife, Sunshine, Omnilife y otra docena de marcas.

Todos los consejos de los especialistas en el tema dicen que se deben hacer búsquedas exhaustivas antes de depositar o darle dinero a cualquiera.

Direct Selling Association, de Estados Unidos, tiene un directorio de miembros que puede ser consultado en caso de que el negocio se haya iniciado en ese país, como la gran mayoría.

Fraude invisible. En Costa Rica, las víctimas de este tipo de fraudes son invisibles.

La mayoría siente vergüenza por no haber averiguado bien y, como es poco dinero, prefiere no hacer un escándalo, explica Pignataro.

El abogado también explica que los costarricenses son menos propensos que los habitantes de otros países a caer en grandes engaños, porque arriesgan menos a la hora de invertir.

La Fiscalía de Delitos Tributarios reportó que desconoce si en este momento se llevan a cabo investigaciones relacionadas con delitos piramidales.

No es fácil hallar casos porque el sistema piramidal siempre trata de esconder la estafa con algún producto o servicio, indica el abogado Rodrigo Luciani.

  • Comparta este artículo
Economía

Redes de mercadeo tientan con ganancias rápidas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota