1 febrero, 2010

Nueva York. AFP. Después de haber registrado su tercer retroceso semanal consecutivo, la Bolsa de Nueva York deberá hacer frente a numerosas publicaciones esta semana y las cifras mensuales de empleo en EE. UU.

“Era un buen ejemplo de lo que llamamos el peso de las expectativas”, constató Craig Peckham, de la casa de corretaje Jefferies.

Pese a una serie de resultados trimestrales de buena calidad, las malas noticias llegaron por el lado macroeconómico: “Un nerviosismo continuo sobre la liquidez en China y su impacto sobre la demanda mundial, inquietudes persistentes sobre el riesgo de crédito soberano en Europa y Grecia, y temores crónicos acerca de las medidas que vendrán de Washington en términos de regulación e impuestos”, resumió el analista.

En las últimas cinco jornadas, el Nasdaq, de alto componente tecnológico, cedió 2,63% y el índice ampliado Standard and Poor’s 500 1,64%.

Debilitado, Wall Street tendrá “mucho que absorber”, subrayó Gina Martin, del banco Wells Fargo Securities, con una “triple dosis de preocupación”: la presentación del presupuesto 2011 por parte de Barack Obama.

Etiquetado como: