Por: Carlos Camacho 14 agosto

Los recursos económicos son escasos por definición, por ende, comportan un costo ya sea de manera expresa o implícita.

Carlos Camacho: ¿Podría usted responder?
Carlos Camacho: ¿Podría usted responder?

El costo de oportunidad permite dimensionar los costos económicos, distintos de los costos financieros, cuya cuantificación ocurre en el momento de efectuar una erogación o reconocer una obligación. Esto se conoce como “devengo”.

Contabilidad y economía se deben entender de manera distinta para poder comprender conceptos retadores, como los precios de transferencia.

La contabilidad solamente registra las transacciones que han tenido acuerdos de precio, costo o valoración, cuando estos ocurren en el ámbito de dos entidades separadas, aunque sean partes vinculadas.

La economía, por su parte, distingue algo que la contabilidad no hace: las gratuidades o los derechos de opción conocidos como liberalidades, donde una de las partes las concede a la otra, en virtud de ser vinculadas, ya sea de cobrar más o menos que a cualquier parte.

En las transacciones la conducta natural es la contraposición de intereses: para el comprador del bien o tomador del servicio buscar el menor costo posible y la del vendedor racional, procurar el mayor ingreso.

Esta natural contraposición se ve fragmentada en las transacciones intragrupo, siendo las más sensibles de identificar las de servicios intragrupo, financiamiento, cesión o tolerancia de uso de derechos intangibles, entre otros.

Las acciones de la Erosión de la base imponible y traslado de beneficios (BEPS por sus siglas en inglés) ponen un especial énfasis en los mecanismos que han utilizado las empresas con presencia en varios países para el traslado de utilidades y las bases imponibles de una jurisdicción a otra, logrando de manera frontal una disociación entre la cadena de valor del grupo y la correcta atribución económica de estos valores, para que se graven o deduzcan conforme al principio de libre competencia.

Julio del 2017 se distingue en la fiscalidad internacional y en la de cada país, tras la nueva versión de las Guías de Precios de Transferencia para Administraciones Tributarias y Empresas Multinacionales. El valor añadido de al menos cinco de las 15 acciones BEPS es notorio y entran en plena vigencia para el actual periodo.