4 julio, 2013

El fideicomiso del Banco Nacional que administraba los recursos provenientes de la Unión Europea para el Programa Al-Invest IV, que pretende beneficiar a las pequeñas y medianas empresas, se eliminó desde diciembre pasado.

Mónica Segnini, presidenta de la Cámara de Exportadores. | ARCHIVO.
Mónica Segnini, presidenta de la Cámara de Exportadores. | ARCHIVO.

El fondo se creó el 2 de julio del 2012 y se cerró el 22 de diciembre para que fuera la Junta Directiva de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco) quien manejara los casi $2.000.000 que recibió este año.

La decisión de crear el fideicomiso surgió a raíz de una denuncia penal presentada contra un exdirectivo de Cadexco, y según Mónica Araya, expresidenta de la agrupación, a una serie de irregularidades que se encontraron en las auditorías sobre el uso de los recursos.

Sin embargo, el instrumento tuvo una vida corta. Mónica Segnini, actual presidenta, explicó que el fideicomiso no era necesario y que se pagaban $1.000 al Banco por administrarlo cuando el dinero es auditado y entregado por la Nacional Financiera de México (Nafin); hasta que se concluye el proyecto no entra a las cuentas de la Cámara.

Personeros del Banco Nacional dijeron, mediante su Departamento de Comunicaciones, que no se daría información sobre el fideicomiso por ser un contrato privado.