Según cifras de la Cámara, el sector productivo de alimentos y bebidas aporta el 6,5% del producto interno bruto (PIB) del país

Por: Juan Pablo Arias 10 junio, 2014

San José

La Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (Cacia) hizo un pliego de peticiones al Gobierno para dar valor agregado a la industria alimentaria.

Así lo presentó en el marco del XIII Congreso Nacional: Futuro, Perspectivas y Retos para la industria de alimentos y bebidas de Costa Rica, que se lleva a cabo este martes.

Según el gremio, la intención es conversar con las autoridades gubernamentales para, en conjunto, encontrar un ruta para convertir al sector en un polo estratégico para la creación de empleo y bienestar.

Florida Bebidas despidió, en noviembre pasado, a 170 trabajadores y argumentó un entorno económico desfavorable, contrabando, altos costos de electricidad y cerveza subvalorada. Alonso Ugalde labora en la planta de Agua Cristal, en Río Segundo de Alajuela, propiedad de la firma. | MARCELA BERTOZZI
Florida Bebidas despidió, en noviembre pasado, a 170 trabajadores y argumentó un entorno económico desfavorable, contrabando, altos costos de electricidad y cerveza subvalorada. Alonso Ugalde labora en la planta de Agua Cristal, en Río Segundo de Alajuela, propiedad de la firma. | MARCELA BERTOZZI

Entre las peticiones que hizo la cámara al gobierno se contabilizan: una reducción de los costos de la energía, promoción del desarrollo y acceso de insumos e ingredientes para la innovación, articulación de recursos orientados a la creación de valor agregado, mayor seguridad jurídica, menor tramitomanía y mayor integración regional.

"Esperamos que el Gobierno genere alguna política de apoyo industrial. En el tema de innovación queremos que de esta administración se desprenda la red de apoyo tecnológico a las pymes", dijo José Manuel Hernando, presidente de la agremiación.

Cacia considera prioritario convertir a Costa Rica en un centro regional de transformación de valor agregado, a partir de una mejora en la productividad agrícola.

Según cifras de la Cámara, el sector productivo de alimentos y bebidas aporta el 6,5% del producto interno bruto (PIB) del país y genera unos 53.950 empleos directos. También representa un 40% de la actividad manufacturera y más de $1.500 en exportaciones de unos 100 tipos de productos.

En la tarde, los ministros de Agricultura, Economía, Ciencia y Tecnología y Hacienda estarán en un conversatorio al final de la tarde en el que abordarán el tema de competitividad en conjunto con Cacia.

En la mañana, Olivier Castro, presidente del Banco Central, y Fernando Rodríguez, viceministro de Hacienda, abordaron temas de entorno económico y finanzas públicas durante la actividad.

Castro hizo hincapié en su preocupación por el incremento en el margen de intermediación cambiaria en las ventanillas de los bancos, el cual considera alto. Asimismo, considera que el incremento en el crédito en moneda nacional ayuda a que el sector productivo esté menos expuesto a cambios del tipo de cambio.

Rodríguez, por su parte, consideró fundamental el apoyo al proyecto de reglamento que busca dar contenido financiero a los proyectos de ley que llegan a la Asamblea Legislativa, para evitar mayores desequilibrios fiscales.