Trabajadores también piden la destitución del jerarca Gerardo Porras y lo declararon non grato

Por: Marvin Barquero 27 mayo

San José.

La asamblea de trabajadores del Banco Crédito Agrícola de Cartago (Bancrédito) acordó, este sábado 27 de mayo, exigir la marginación del gerente general, Gerardo Porras, de la toma de decisiones acerca del futuro de la entidad, pues consideran que desde su llegada a ese puesto se inició el desmejoramiento en el desempeño financiero.

Alrededor de 150 de los funcionarios del banco también acordaron solicitar la destitución inmediata del gerente y lo declararon non grato, según explicó Julio Baltodano, secretario general de la Unión de Empleados del Bancrédito (Uneca).

Los empleados se reunieron en su asamblea ordinaria de medio periodo, la cual se realizó un día después de que el Consejo de Gobierno –como asamblea de accionistas del Bancrédito– decidiera transformarlo en un banco de fomento y desarrollo. Con este fin, el banco abandonará sus actividades de intermediación financiera (captación de ahorros y colocación de créditos) de manera gradual antes del 31 de diciembre del 2017.

La asamblea de trabajadores de Bancrédito se realizó entre las 10 a.m. y la 1 p.m. de este sábado, en el Rancho Pinos, en Taras de Cartago.
La asamblea de trabajadores de Bancrédito se realizó entre las 10 a.m. y la 1 p.m. de este sábado, en el Rancho Pinos, en Taras de Cartago.

El banco enfrenta una fuerte baja en sus utilidades, que se viene reportando desde el 2016 y que es consecuencia de la pérdida de negocios desde hace varios años. Entre ellos figura la pérdida de la administración de uno de los fideicomisos del Sistema de Banca para el Desarrollo y, más recientemente, la venta de los impuestos obligatorios de salida del país que ahora cobran las aerolíneas como parte del pasaje.

Entre enero y agosto del 2016, la institución estatal tuvo una utilidad neta de ¢14,5 millones. Mientras, en el mismo periodo del 2015, el resultado fue de ¢1.126 millones, es decir, una baja del 99%.

Participación

Los empleados de Bancrédito también solicitarán al Consejo de Gobierno que se les involucre en la toma de decisiones sobre el proceso de transformación de la entidad y que el proceso se maneje de manera más transparente, pues, según Baltodano, ellos no fueron informados con antelación de las medidas adoptadas por el Consejo de Gobierno.

También es necesario, declaró Baltodano, conocer cómo se desarrollará el plan de cierre de oficinas y de despido de empleados. Para eso incluirán entre sus peticiones una reunión con las autoridades del Gobierno encargadas de esos temas, agregó el dirigente sindical.

Como parte del enfrentamiento con el gerente Porras, el líder sindical señaló que la administración ordenó abrir algunas de las sucursales del banco que no lo hacen los sábados, como la de San José centro, para obligar a los empleados a trabajar y boicotear la asamblea de medio periodo.

Uneca también consideró una irresponsabilidad abrir sucursales y entregar ahorros a clientes que los reclamaron, pues se expuso a la gente a la delincuencia.