Variación de operaciones al día en el pago y nuevas se desplomó a partir de agosto anterior

Por: Óscar Rodríguez 10 mayo
El Ministerio de Hacienda valora la compra de la sede de Báncrédito frente al Parque Central de San José. La venta de sedes es una de las opciones para que el banco financie su transformación. | RAFAEL PACHECO/ARCHIVO
El Ministerio de Hacienda valora la compra de la sede de Báncrédito frente al Parque Central de San José. La venta de sedes es una de las opciones para que el banco financie su transformación. | RAFAEL PACHECO/ARCHIVO

San José.

La cartera de crédito de Bancrédito sufrió una fuerte contracción en el crecimiento en los últimos 24 meses.

El saldo total de préstamos otorgados por el Banco Crédito Agrícola de Cartago (Bancrédito) pasó de reportar variaciones interanuales del 15%, en marzo del 2015, a 5% el mismo mes de este año.

Así se desprende de la información entregada por la institución bancaria a la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

Los datos muestran que el Banco reportó un saldo acumulado de la cartera total de crédito por ¢427.241 millones a marzo pasado.

En el desglose de las operaciones, la variación de los préstamos vigentes se desplomó aceleradamente a partir de agosto del año pasado.

El saldo a marzo pasado de estos créditos fue de ¢351.806 millones; es decir, reportó un incremento de 0,1% en comparación con el mismo mes del 2016, cuando registró ¢351.577 millones. Las principales operaciones del Banco son en vivienda, consumo, servicios y comercio.

La cartera vigente es aquella en la cual los deudores están al día en el cumplimiento del pago. Además allí ingresan los nuevos créditos que se formalizan, según se detalla en la normativa Plan de Cuentas para Entidades, Grupos y Conglomerados Financieros de la Sugef.

La Nación solicitó a Bancrédito una explicación sobre la desaceleración en el incremento del saldo de sus créditos. Sin embargo, al cierre de edición la institución bancaria no respondió las consultas.

El exbanquero Gerardo Corrales explicó que la fuente principal de ingresos de un banco es la colocación de préstamos, pero cuando esta disminuye los ingresos de la institución también lo hacen.

Tal situación puede generar un impacto en la ganancia.

"Los gastos de un banco son fijos: sucursales, personal y servicios. Si hay una reducción en los ingresos los márgenes se estrechan y hay problemas de eficiencia", recalcó Corrales.

El banco estatal enfrenta, desde el año pasado, un ajustado panorama financiero cuando tres créditos malos afectaron sus ganancias.

Razones y efecto.

La información reportada por el Bancrédito a Sugef muestra que el saldo de los préstamos vigentes se redujo en ¢15.200 millones entre agosto del 2016 y marzo anterior.

De ¢367.117 millones en agosto del 2016, pasó a ¢351.860 en marzo de este año, según el reporte de Sugef.

El resultado fue que esta cartera perdió peso en la estructura del crédito total del banco, pues, en un plazo de 12 meses, pasó de ser el 83% de los préstamos totales a un 78% al tercer mes del 2017.

Entre las razones de la reducción están la menor colocación de créditos nuevos y operaciones otorgadas que cayeron en morosidad durante el último año, pues representan el 11% de la cartera de Bancrédito.

El saldo de operaciones con un atraso en el pago de entre 61 días a 90 días se ubicó en ¢7.278 millones en marzo anterior, es decir 42% más frente al mismo mes del 2016.

Para el mismo periodo, los préstamos con mora de 91 días a 180 días cerraron en ¢724 millones, lo cual significó 60% más en un plazo de 12 meses.