“Están ladrando en el árbol equivocado" comentó el Vicepresidente sobre la carta que envió la ABC a la Presidencia

Por: Patricia Leitón 5 julio, 2013

San José

El vicepresidente de la República, Luis Liberman, dijo este viernes que la decisión de eliminar o no la restricción del crédito corresponde al Banco Central y no al Gobierno.

“Están ladrando en el árbol equivocado; eso es política del Banco Central, la Presidenta lo dijo clarísimo, nosotros no podemos intervenir en las decisiones del Central”, señaló el Vicepresidente al ser consultado por La Nación sobre la carta que envió la Asociación Bancaria Costarricense a Casa Presidencial, el 26 de junio pasado.

En dicha carta, la Asociación solicitó a la presidenta de la República, Laura Chinchilla, eliminar la restricción al crédito que impuso el Banco Central en febrero pasado para los créditos en colones y en dólares con el argumento de que dicha medida afectó las expectativas de los empresarios, lo cual golpea la producción y el empleo.

 El Vicpresidente de la República, Luis Liberman, dijo que el Banco Central está trabajando en la programación para el segundo semestre y hay que esperar a ver con qué viene.
El Vicpresidente de la República, Luis Liberman, dijo que el Banco Central está trabajando en la programación para el segundo semestre y hay que esperar a ver con qué viene.

Para préstamos en colones, el límite es de 9% y para dólares existen dos opciones. La primera es que los bancos cuya cartera en dólares del 2012 creció menos del 20%, pueden aumentar en nueves meses de este año en un 6%. La otra posibilidad es que aquellos cuya cartera en dólares se incrementó más del 20% pueden crecer en estos nueve meses una tercera parte de lo que crecieron el año pasado.

El Vicepresidente añadió que el Banco Central está trabajando en la programación para el segundo semestre y hay que esperar a ver con qué viene.

Agregó que el presidente del Banco Central, Rodrigo Bolaños, ha señalado que si se logra aprobar el proyecto de ley para desincentivar el ingreso de capitales el Banco Central tendría más grados de libertad para tomar otras decisiones.

“La restricción sirvió para que el Banco Central pudiera, de manera ordenada, retirar como ¢700.000 millones que fueron emitidos por el diluvio de dólares (que ingresaron entre finales del 2012 e inicios del 2013), si es necesaria o no ahora, hay que ver la programación del Banco Central”, dijo Liberman.