Banco defiende compromiso de austeridad y política salarial conservadora

Por: Óscar Rodríguez 5 septiembre

La Junta Directiva del Banco Nacional de Costa Rica (BNCR) decidió modificar cuatro acuerdos salariales para poder subir el sueldo de su gerente general Juan Carlos Corrales.

La decisión, tomada el pasado 29 de mayo, generó que el salario del jerarca pasara de ¢13,6 millones al mes a ¢14,2 millones.

El acuerdo se justificó con el argumento de que el salario de Corrales estaba por debajo de la remuneración de los gerentes del resto de bancos públicos.

La Directiva del Banco Nacional avaló elevar el salario de Juan Carlos Corrales, gerente de la entidad, de ¢13,6 millones al mes a ¢14,2 millones. A su lado, Ana Isabel Solano, presidenta del Banco, quien apoyó el acuerdo.
La Directiva del Banco Nacional avaló elevar el salario de Juan Carlos Corrales, gerente de la entidad, de ¢13,6 millones al mes a ¢14,2 millones. A su lado, Ana Isabel Solano, presidenta del Banco, quien apoyó el acuerdo.

"Es deber de la Junta Directiva General velar por un trato igualitario en las condiciones salariales de los miembros de la Administración Superior", argumentó la Directiva según el acta 12.270.

Además, se argumenta que con la decisión reafirman las prácticas de austeridad en el uso de fondos públicos y la política salarial conservadora.

El sueldo del gerente del Banco Nacional es el tercero en relevancia en la banca pública, superado por Giovanni Garro, del Banco Popular, quien gana ¢16,7 millones mensuales; y Mario Barrenechea, del Banco de Costa Rica, cuyo sueldo es ¢15,1 millones.

El Banco Nacional no respondió las consultas remitidas este lunes por La Nación, sobre la decisión de modificar su política salarial.

El acuerdo tuvo el apoyo de cuatro de los cinco miembros presentes de la Directiva: Ana Isabel Solano, presidenta del BNCR; y los directores Víctor Carranza, Olman Briceño y Jorge Méndez. La directora Jeannette Ruiz fue la única que votó en contra de elevar el salario del gerente.

Los directores de la Junta, Xinia Herrera y Luis Pal, no participaron en la votación. Sin embargo, Solano dijo que ellos aprobaron la propuesta de ajuste, pues así lo expresaron en el Comité de Nóminas y Compensación del Banco.

Corrales fue designado como gerente el 14 de setiembre del 2015. Él aceptó un salario mensual de ¢13,5 millones lo cual era un 30% menos de los ¢19 millones que recibía su antecesor, Fernando Naranjo.

El acuerdo para elevar el salario del gerente del Banco provocó diferencia entre directivos de la institución.
El acuerdo para elevar el salario del gerente del Banco provocó diferencia entre directivos de la institución.
Discusión.

Los directores que estuvieron de acuerdo con el alza salarial coincidieron en que el sueldo acordado, durante la designación de Corrales, no es competitivo y es bajo frente al resto de bancos públicos.

"La gran variación en los salarios, en comparación con el mercado, limita la búsqueda del mejor talento. Este modelo (salario único) le resta libertad al Banco para contratar al personal adecuado", aseguró Briceño en la sesión de Junta del 29 de mayo anterior.

La directora Jeannette Ruiz cuestionó el aumento, pues se da en la coyuntura en que se negocia la convención colectiva y buscan derogar privilegios a los empleados del Banco.

"Cuando se llevó a cabo el proceso de selección y se realizó el nombramiento (del gerente), el espíritu era dar el ejemplo con el cambio a la baja. El mensaje que se quería dar era claro (...) hacer ver que estábamos conscientes de la situación del país", afirmó Ruiz durante la sesión de Junta.

El director Jorge Méndez recordó, incluso, que Corrales aceptó un salario menor, en 2015, pues el sueldo de Fernando Naranjo, anterior jerarca, afectaba la imagen de la institución. Pese a tal argumento, Méndez avaló el incremento del sueldo.

Por otra parte, la Presidenta del Banco defendió el alza salarial, frente a la crítica hecha por Ruiz.

"La intención de esta política salarial es aclarar acuerdos anteriores de esta Junta Directiva. Y sabemos que este tipo de ajustes siempre resultarán incómodos para algunos", afirmó Solano, según reseña el acta 12.270.

Los cambios.

La nueva política salarial del BNCR para la alta gerencia significó modificar un acuerdo del 2003, dos del 2015 y uno del 2016 en la institución.

La principal variante acordada fue el método de remuneración del gerente de la institución para pasar de salario nominal o único, al sistema de percentil 50. Este último se calcula con base en el salario promedio del mercado para un cargo en las mismas condiciones.

El cambio también afecta a dos de los tres subgerentes, Carlos Abarca y Maximiliano Alvarado, a quienes a partir de ahora, el salario se les ajustará de manera automática, sin acuerdo de Junta.

También se les modificará el salario, pues fueron contratados por sueldo único y ahora se regirán por el sistema de percentil 50. Ambos ganan al mes ¢10,6 millones.