Jerarca asegura que el préstamo por $32,7 millones estuvo bien otorgado

Por: Óscar Rodríguez 10 junio

Mario Barrenechea, gerente general del Banco de Costa Rica (BCR), asegura que el director Alberto Raven Odio no incurrió en conflicto de intéres en el otorgamiento de un crédito por $32,7 millones a Coopelesca.

Raven Odio era director del BCR, fiscal de Holcim y socio del bufete que se encargó del contrato de compraventa del proyecto hidroeléctrico Aguas Zarcas por parte de Cooperativa de Electrificación Rural de San Carlos (Coopelesca).

Barrenechea defendió que el préstamo se otorgó de manera correcta. A continuación, un extracto de la entrevista con La Nación, este jueves 8 de junio.

– La Fiscalía investiga la denuncia por un supuesto tráfico de influencia del crédito dado a Coopelesca, ¿qué medidas tomará el Banco?

– Primero le diremos a la Fiscalía que estamos en la mejor disposición de colaborar en la investigación. Número dos, se acordó pedirle a la Auditoría Interna una revisión del caso y tercero lo revisamos desde la Gerencia.

– ¿Qué encontraron en la primera revisión?

– Desde el punto de vista técnico-financiero no encontramos nada extraño. El crédito fue bien analizado y fue bien otorgado, cumpliendo con todas las normas de la técnica. Coopelesca es uno de los mejores clientes.

Mario Barrenechea, gerente del BCR, descartó que el director Alberto Raven Odio incurriera en algún conflicto de interés del crédito dado a Coopelesca en el 2014.
Mario Barrenechea, gerente del BCR, descartó que el director Alberto Raven Odio incurriera en algún conflicto de interés del crédito dado a Coopelesca en el 2014.

– ¿Fue un riesgo dar un crédito que tiene un litigio pendiente por el uso del caudal hídrico y que la concesión otorgada vence en el 2018?

– Ese crédito no se aprobó en el nuevo Comité Ejecutivo del Banco, que lleva dos años, y el préstamo es del 2014.

"Hemos visto en los expedientes es que se valoraron todos los riesgos, se siguió adelante con la operación y fue un éxito. Los riesgos fueron adecuadamente valorados y me parece que el préstamo fue aprobado correctamente".

– Según la denuncia penal, la operación de la planta presuntamente no alcanza para pagar la mensualidad del crédito al banco. ¿Esto no es una exposición para el Banco?

– Eso no nos consta. Habría que ver qué dice la denuncia y qué elementos se toman en cuenta para esa aseveración.

"Nosotros sí sabemos que el crédito está perfectamente atendido, con cero días de atraso".

– En la denuncia se señala que la planta, presuntamente, no cuesta lo que dice el avalúo. ¿Es cierto?

– No tenemos evidencia de que eso fue así.

– ¿Usted puede garantizar, don Mario, que el avalúo está bien?

– No tenemos ningún dato, ni evidencia, que nos haga pensar que el avalúa está mal. Lo que hasta hoy opinamos es que el avalúo está entre los rangos aceptables.

– ¿Es correcto que una persona esté en la Junta del banco, es el fiscal de la directiva de la empresa que se ve beneficiada con la venta y trabaje en el bufete de abogados que hace la transacción de compra?

– Yo le respondo claramente que sí es correcto, pero déjeme aclarar. En las juntas directivas, por ley, hay abogados. Los abogados todos tienen clientes. Los clientes de los abogados, casi todos, son clientes del BCR.

"El hecho de ser de un miembro de la directiva, en cualquier calidad, no es un conflicto de interés, ni un impedimento legal para que operen con el Banco. Ni tampoco da para presumir tráfico de influencia.

"El Banco tiene ahora mismo cientos de créditos de compañías que son clientes de los abogados de la Junta Directiva. Ellos se dedican a sus bufetes y atienden clientes. Eso no está prohibido ni es un obstáculo para operar con el banco. Eso no da para ni siquiera sospechar de tráfico de influencias.

"Para que haya tráfico de influencia se necesita más que la suposición, se necesita algún dato adicional que haga pensar, sospechar que hubo tráfico de influencia. Tiene que existir un correo de ese director, tiene que existir un testigo que diga habló con los analistas".

– Don Alberto Raven estaba presente en las dos juntas (BCR y Holcim), ¿el acceso a la información no genera un posible conflicto de interés?

– No necesariamente. Pero, además, no tenemos evidencia o dato de que don Alberto haya solicitado el estado del proceso del crédito. No tenemos ninguna evidencia de eso, ni sospecha de eso.

"Tráfico de influencias no tiene que ver nada con eso. Requiere gestión activa de un director a favor de un cliente y que sea en situación de conflicto de intereses".

– ¿Aquí no hay un presunto conflicto de interés?

– No solo no hubo conflicto de interés porque no lo hay. No hay evidencia de ninguna gestión activa de don Alberto. Ninguna. Ningún dato, no lo tenemos.

"Si alguien lo tiene cambia el escenario y habría que verlo. En la revisión interna no hay ningún correo, ningún memorando de un analista diciendo algo, absolutamente nada.

"A favor de don Alberto. Él ha sido por muchos años miembro de la Junta Directiva del Banco y nunca ha tenido la menor mancha o sospecha de algo. Él ha sido siempre un director ejemplar".