Consejo tiene seis meses de plazo para modificar ordenamiento actual

Por: Patricia Leitón 8 octubre, 2014

Para que las micro, pequeñas y medianas empresas puedan comenzar a obtener los recursos del Fondo de Crédito para el Desarrollo, primero debe modificarse el reglamento vigente, para lo cual hay un periodo de seis meses.

El proyecto que reforma la Ley del Sistema de Banca para el Desarrollo recibió el lunes el primer debate y el segundo está previsto para este jueves.

No obstante, todavía falta camino para que los $536 millones que tiene el Fondo de Crédito para el Desarrollo lleguen a los pequeños empresarios.

La banca para el desarrollo es un sistema financiero para pequeños proyectos. Con la iniciativa se pretende combatir la pobreza y mejorar la distribución de la riqueza.

El mecanismo está formado por tres fondos, de los cuales el que más dinero posee es el Fondo de Crédito para el Desarrollo.

Este fondo se alimenta del 17% de las captaciones a 30 días o menos de los bancos privados, los cuales se trasladan a la banca estatal, según el artículo 59, opción “i” de la Ley del Sistema Bancario Nacional.

El proyecto pretende atacar los problemas que se han presentado para prestar los recursos.

No fue posible hablar conWelmer Ramos, presidente del Sistema de Banca para el Desarrollo y ministro de Economía, Industria y Comercio, sobre cuánto tiempo tomarán para elaborar el reglamento.

Los banqueros tienen la esperanza de que sea pronto.

“Somos optimistas para que antes de cumplirse ese periodo (los seis meses), se pueda comenzar a colocar dichos recursos”, dijo Guillermo Quesada, presidente de la Cámara de Bancos e Instituciones Financieras de Costa Rica.

“Ahora la responsabilidad es de los bancos, pero hay una tarea del Consejo Rector en agilizar el reglamento y priorizar la aprobación de los distintos proyectos que presentan los bancos para que los fondos se canalicen a las pymes” añadió Gerardo Corrales, gerente del BAC San José, que es la entidad que aporta más recursos al fondo.

Eliécer Zamora Monge es un pequeño cafetalero de Tarrazú, que se beneficia del Sistema de Banca para el Desarrollo, por medio de uno de los fondos llamado Fideicomiso Nacional para el Desarrollo. | ARCHIVO/MARIO ROJAS
Eliécer Zamora Monge es un pequeño cafetalero de Tarrazú, que se beneficia del Sistema de Banca para el Desarrollo, por medio de uno de los fondos llamado Fideicomiso Nacional para el Desarrollo. | ARCHIVO/MARIO ROJAS

Poco cambio. Esta reforma ya se había aprobado en primer debate el 25 de junio pasado, pero luego algunos diputados presentaron consultas a la Sala Constitucional.

La Sala IV emitió su voto el 14 de agosto anterior, en el cual objetó el artículo 21 del proyecto.

Dicho artículo señalaba que el Consejo Rector seleccionará un banco estatal para que sea fiduciario del Fideicomiso Nacional para el Desarrollo (Finade).

El proyecto de ley volvió a comisión y se corrigió este artículo de manera que para escoger el banco fiduciario ahora se deberá seguir lo establecido en la Ley de Contratación Administrativa, explicó Quesada.