IMAE reportó una variación interanual de 2,2% en febrero, según Banco Central

Por: Óscar Rodríguez 11 abril, 2015

La economía frenó por décimo mes consecutivo su crecimiento debido al menor aporte de cuatros sectores clave.

La reducción en el ritmo de producción de la industria de manufactura, comercio, hoteles y transporte, almacenamiento y comunicaciones, generó la baja en el índice mensual de actividad económica (IMAE).

El indicador general tuvo, en febrero pasado, un incremento del 2,2%, mientras que reportó un avance del 3,7% en el mismo mes del 2014, según publicó ayer el Banco Central.

“Por industria, se observa un menor ritmo de crecimiento en la mayoría y, específicamente, la actividad agropecuaria muestra una caída”, señaló el ente emisor en un comunicado.

Los servicios empresariales fueron la única actividad del IMAE que mantuvo la tendencia de crecimiento en el último año. Dicha área creció un 5,22% en febrero anterior frente al mismo mes del 2014.

Evolución de la economía.
Evolución de la economía.

El Banco Central pronosticó para este año en su Programa Macroeconómico que el producto interno bruto (PIB) de Costa Rica cerrará el 2015 con un crecimiento del 3,4%.

Desglose. La industria de manufactura fue el sector relevante para la economía costarricense que más sufrió durante el último año.

Los datos del Banco Central muestran que en febrero pasado reportó una variación interanual del 0,27%. Además, cumplió seis meses consecutivos de desaceleración.

Esta actividad significa casi una cuarta parte de la producción de Costa Rica, por lo cual su evolución es relevante.

La industria manufactura creció un 0,27% en febrero anterior, frente al mismo mes del 2014. En la imagen un trabajador sin identificar de una empresa dedicada a la mecánica de precisión. | ARCHIVO
La industria manufactura creció un 0,27% en febrero anterior, frente al mismo mes del 2014. En la imagen un trabajador sin identificar de una empresa dedicada a la mecánica de precisión. | ARCHIVO

“Una demanda externa que no termina de despegar y un débil comportamiento de la demanda interna no han permitido un mejor desenvolvimiento de la actividad industrial en los últimos meses”, aseguró Pedro Morales, asesor económico de la Cámara de Industria de Costa Rica.

Para Alberto Franco, economista de Ecoanálisis, la sensible reducción de la actividad manufacturera no es una sorpresa, ya que está relacionada con el cierre de la planta de microprocesadores de Intel, el año pasado.

“La desaceleración es bastante generalizada cuando se analiza por principales sectores productivos”, afirmó Franco.

Mientras tanto, los sectores hoteles, comercio y transportes, almacenamiento y comunicaciones tienen más de 10 meses de freno en su crecimiento.