Bancos dudan de un efecto inmediato en los intereses que aplican en préstamos

 24 abril, 2015

El Banco Central confía en que el nivel de la inflación permanezca relativamente bajo en los próximos meses y, por eso, aplicó una nueva disminución, de medio punto porcentual, en la tasa de política monetaria.

Se estima que la inflación se ubicará entre el 1,8% y el 2,8% para el tercer trimestre de este 2017, el pronóstico más alto de los últimos dos años.| DIANA MÉNDEZ
Se estima que la inflación se ubicará entre el 1,8% y el 2,8% para el tercer trimestre de este 2017, el pronóstico más alto de los últimos dos años.| DIANA MÉNDEZ

Con este es el tercer descenso consecutivo que se aplica al indicador en el 2015. El primero entró en vigencia el 2 de febrero, cuando pasó de 5,25% a 4,75%, luego el 19 de marzo descendió a 4,50% y, ayer, 23 de abril, se ubicó en 4%.

La caída de la inflación en los últimos cuatro meses le permite al Banco Central hacer los ajustes en la tasa. En noviembre, el índice de precios al consumidor, en su medición interanual, era de 5,89% y en marzo pasado cerró en 3,05%.

Róger Madrigal, director de la División Económica del Banco Central, explicó que los movimientos de la tasa son prospectivos; es decir, que la entidad observa que en los próximos meses o trimestres la inflación descenderá por abajo del límite inferior del rango meta de 3%.

“Si ese fuera el caso, tendríamos una tasa de interés real alta (...) y, no se requiere, por razones de inflación, tener una tasa tan alta”, manifestó Madrigal.

Las autoridades de la entidad emisora también detectaron que los precios de materias primas en mercados extranjeros se mantienen a la baja o estables y esto hace que se reduzca la presión sobre los precios de los productos importados.

La tasa de política monetaria es el indicador utilizado por el Banco para recibir depósitos o hacer préstamos a un día plazo a los intermediarios financieros que participan en el mercado integrado de liquidez (MIL).

Inflación e interés
Inflación e interés

El economista Wílliam Calvo cuestionó la frecuencia con la cual el Central hace los ajustes, pues, al ejecutarlos poco a poco, prolonga el periodo en el que se traslada el efecto a las tasas de interés, que aplican los bancos a los ahorros y préstamos.

José Luis Arce, economista, manifestó que la decisión del Central reduce el incentivo de hacer arbitraje con los rendimientos que se pagan en Costa Rica por los ahorros.

Desde enero pasado se percibe que existe oportunidad para tener tasas más bajas y, de paso, incentivar la producción con más crédito, comentó la economista Edna Camacho.

Ajuste en bancos. Representantes de entidades financieras consultados dudan de la intensidad que tenga el efecto de la decisión en las tasas cobradas por los bancos por los préstamos.

Silvio Lacayo, gerente general de Financiera Desyfin, explicó que tal consecuencia depende de la influencia que ocurra sobre la tasa básica pasiva, a la cual sí están relacionados los intereses de los créditos.

Según Geovanni Garro, gerente general del Banco Popular, los ajustes en el sistema financiero no han sido significativos en el pasado, pero se pueden esperar leves cambios en unos dos o tres meses.

Los ajustes también dependen de los costos de cada entidad y si al bajar las tasas de captación de ahorros también, lo hacen con las que cobran por los préstamos.