10 abril

San Salvador. La Prensa Gráfica/GDA El Salvador recibió varias bajas en sus calificaciones de riesgo, que son parámetros dictados por entidades especializadas que le indican a los inversionistas extranjeros qué tan buena paga es el país.

Luego de que firmas como Standard & Poor's y Moody's degradaron la deuda de El Salvador a niveles de “bonos basura” o de alto riesgo, el banco asesor internacional, JP Morgan, advirtió de que el país centroamericano está perdiendo credibilidad como pagador de sus deudas por bonos.

“La combinación de un crecimiento económico relativamente lento y altos déficits fiscales continúa impulsando un aumento en la deuda pública hacia niveles sin precedentes”, señaló JP Morgan, en un reporte sobre el país publicado la semana pasada.

“Esto aumenta las preocupaciones sobre la sostenibilidad de los niveles de la deuda de El Salvador, lo que presiona sus credenciales como emisor de deuda soberana” agregó.

El banco indicó, por ejemplo, que la relación de la deuda del país sobre el Producto Interno Bruto (PIB) pasó de un 63,7 % en 2015 a un 65,5 % en 2016 y se espera que la tendencia siga aumentando.

Bajas calificaciones crediticias colocan al país en problemas de financiamiento: los inversores potenciales demandan tasas de interés mayores.

Mientras otros países de América Latina colocan sus bonos a tasas que rondan el 5 %, El Salvador pagó más de 8 % en febrero pasado por una emisión de $600 millones en bonos.

El dinero se usó para cubrir deudas remanentes de 2016, y para hacer frente a los faltantes presupuestarios de 2017.

El Ministerio de Hacienda ha planteado la necesidad de realizar nuevas emisiones.

Esta vez, la solicitud es por otros $282 millones.”La combinación de un crecimiento económico relativamente lento, y altos déficits fiscales, continúa impulsando un aumento en la deuda pública hacia niveles sin precedentes.