Sinocem tenía financiamiento por $30 millones para traer cemento de China

 3 octubre

El Banco de Costa Rica (BCR) acordó cerrar las líneas de crédito a la empresa Sinocem Costa Rica para la importación y nacionalización de cemento chino.

La decisión de la entidad bancaria se fundamentó en que la compañía, propiedad de Juan Carlos Bolaños, incumplió el plan de inversión, pues trajo al país menos producto del acordado en el contrato con el Banco.

Leonardo Acuña, gerente general a. i. del BCR, informó de la decisión a la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), el pasado 21 de setiembre, en el recurso ordinario de revocatoria presentado al órgano regulador contra el estudio especial hecho a dos líneas de crédito por $30 millones.

"La Gerencia General tomó el acuerdo de dar por vencido en forma anticipada el plazo de la obligación, haciendo exigible la totalidad del saldo adeudado y por esta razón se procederá a reclasificar la categoría de riesgo 'D', detalló Acuña en el oficio dirigido a Sugef, del cual tiene copia La Nación.

Momentos claves del finiquito
Momentos claves del finiquito

Además, se usarán 180.000 toneladas de cemento como mitigador en caso de impago de los préstamos. La Superintendencia ordenó al BCR, el pasado 7 de setiembre, realizar una provisión de ¢10.071 millones.

En el oficio remitido a la Superintendencia, el gerente del Banco informó de que la empresa cementera ya fue notificada del cierre del financiamiento.

El BCR detalló a la Sugef que informó a Sinocem el acuerdo de dar por vencido de forma anticipada los préstamos. Las líneas de crédito a la empresa por $30 millones se renovaron en enero anterior por un plazo de tres años.
El BCR detalló a la Sugef que informó a Sinocem el acuerdo de dar por vencido de forma anticipada los préstamos. Las líneas de crédito a la empresa por $30 millones se renovaron en enero anterior por un plazo de tres años.

El Banco estatal informó, mediante su oficina de prensa, que por razones de confidencialidad no puede informar de las medidas adoptadas en el caso de los créditos a Sinocem.

Actualmente, en el Ministerio Público y la Asamblea Legislativa hay una comisión especial que investiga los dos préstamos otorgados por el BCR a la empresa cementera.

Detalles

El BCR le renovó a Sinocem, en enero anterior, una línea de crédito por $20 millones para traer cemento al país y otra de $10 millones para el pago de impuestos del proceso de nacionalización.

Acuña recalcó, en su oficio a Sugef, que cuando se determinó el incumplimiento del contrato por parte el deudor –en abril anterior– no se realizaron nuevos desembolsos de dinero para importar cemento. Sin embargo, el documento no indicaba el monto de dinero dado al cliente.

El incumplimiento de la empresa de Juan Carlos Bolaños fue que no trajo al país la cantidad de cemento pactada con el BCR. De 368.469 toneladas financiadas, en el 2016, apenas se importaron 121.902 toneladas, según la Superintendencia.

Además, la compañía no devolvió de manera inmediata $12 millones en devoluciones hechas por el proveedor de Sinocem, detalló la Gerencia Corporativa Jurídica del BCR en el informe GCJ/ERC/083-2017.

En el caso del préstamo para la nacionalización del cemento, la respuesta del BCR a la Sugef detalla que el último giro se dio en abril anterior, por un monto de $1,5 millones, con el propósito de permitir el ingreso al país de cemento ya cancelado.

Estructura empresarial Grupo JCB
Estructura empresarial Grupo JCB
Críticas a Sugef

Por otra parte, Acuña realizó en la apelación una serie de cuestionamientos a los argumentos dados por Sugef para recalificar las deudas de Sinocem y pidió reconsiderar algunas conclusiones por imprecisas.

Por ejemplo, el oficio recalca que el BCR sí consideró un estudio del mercado del cemento y analizó la capacidad de pago de la empresa cementera y el Grupo JCB, codeudor en los créditos.

"El Banco no ocultó morosidad y se reportó la que correspondía según el comportamiento de pago mostrado", recalcó el gerente a. i. a la Superintendencia.

Además, el banquero argumentó ante que los desembolsos hechos son congruentes al contrato, la garantía mobiliaria sí está inscrita y el Banco tomó las decisiones correctivas cuando se detectaron incumplimientos del cliente.