20 noviembre, 2013

Washington. EFE El Departamento de Justicia anunció ayer un acuerdo final con JPMorgan Chase para que el mayor banco estadounidense pague una multa récord de $13.000 millones por malas prácticas hipotecarias.

“Sin duda, la conducta revelada en el curso de esta investigación sembró las semillas de la crisis hipotecaria (del 2008)”, aseguró en un comunicado el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder.

Como parte del acuerdo, JPMorgan reconoce que desinformó al público sobre los valores respaldados por hipotecas subprime o “basura” y que algunos de sus empleados conocían que esos productos no eran aptos para ser ofrecidos como inversiones seguras.

Esa conducta, que según dijo ayer el Departamento de Justicia, no fue exclusiva de JPMorgan, condujo a la grave crisis financiera del 2008, que se extendió por todo el globo y acabó con bancos de inversión de la talla de Lehman Brothers.

“JPMorgan no fue la única institución financiera que, a sabiendas, agrupó préstamos tóxicos y los vendió a inversores confiados, pero eso no es una excusa para su comportamiento”, afirmó Holder.