Por: Óscar Rodríguez 8 diciembre, 2015
Hasta octubre anterior, el sector agrícola tenía el 5,53% del total del crédito otorgado por la banca pública, según datos de Sugef. | ARCHIVO
Hasta octubre anterior, el sector agrícola tenía el 5,53% del total del crédito otorgado por la banca pública, según datos de Sugef. | ARCHIVO

La banca pública advirtió de la existencia de barreras normativas que frenan la posibilidad de ampliar el crédito a sectores como la agricultura, industria, turismo, ganadería y pesca.

En específico, se trata de reglas creadas por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), en los últimos dos años, que elevaron los requisitos para otorgar préstamos en colones y en dólares.

La respuesta de las entidades financieras se da luego de que el Gobierno instruyó diversificar el financiamiento hacia las actividades productivas menos favorecidas por el crédito.

Maurilio Aguilar, director de Riesgo Corporativo del Banco Popular, manifestó que las normas de supervisión vigentes establecen mayores reservas, en caso de impago, a estos sectores productivos expuestos a mayores riesgos.

“Son aspectos (las reglas) en los que la normativa de supervisión limita la posibilidad de atender sectores con debilidades”, explicó Aguilar.

Gerardo Porras, gerente de Bancrédito, fue enfático en que primero debe cumplirse con las reglas vigentes para mitigar los riesgos de crédito.

“Se presta a las empresas con buen mercado, garantías, capacidad de innovación y adecuada administración”, dijo Porras.

El Poder Ejecutivo criticó que el 75% del crédito de los bancos estatales esté concentrado en consumo, vivienda, comercio y servicios.

Sin embargo, los banqueros estimaron poco recomendable establecer políticas de financiamiento obligatorio a actividades puntuales, pues debe evaluarse la situación económica de cada actividad productiva.

Los sectores a los cuales el Poder Ejecutivo busca favorecer sufrieron de manera más fuerte los efectos de la crisis económica internacional del 2008. Además, son áreas catalogadas como claves por el Gobierno.