La petrolera estatal Pemex es unas de las empresas involucradas en la presunta operación fraudulenta

 3 mayo, 2014
La investigación sobre los créditos otorgados por Citigroup a dos empresas mexicanas son investigados en ese país y en los Estados Unidos.
La investigación sobre los créditos otorgados por Citigroup a dos empresas mexicanas son investigados en ese país y en los Estados Unidos.

Nueva York

Las autoridades estadounidenses y mexicanas lanzaron investigaciones por separado sobre las actividades de Citigroup en México, tras descubrirse dos casos de fraude en su filial local, Banamex.

"En Estados Unidos, la SEC (las autoridades de los mercados de valores) lanzó una investigación formal y el Departamento de Justicia pidió informaciones sobre los acuerdos de Banamex con OSA, una sociedad mexicana de servicios petroleros a la cual Banamex entregó créditos por unos $585 millones”, señaló el consorcio bancario en un documento al que tuvo acceso la prensa.

Los reguladores bancarios mexicanos comenzaron un análisis extraordinario de la situación, añadió Citigroup, que afirma cooperar "plenamente" con los investigadores.

En los dos casos, Banamex prestó dinero a empresas locales: OSA y otra sobre la cual no da el nombre. La firma ya había dado cuenta en abril de estos dos casos de presunto fraude.

En el caso de OSA se suponía que el dinero estaría dedicado a financiar sus deudas con la compañía petrolera estatal Pemex, de la que la firma era subcontratista.

Pero Citigroup se enteró a mediados de febrero de que el gobierno mexicano había dejado de otorgar nuevos contratos a OSA.

Algunos días más tarde, Pemex le indicó que una parte importante de las deudas que justificaban los préstamos de Banamex a OSA eran "fraudulentas".

El costo de este presunto fraude, evaluado en $235 millones tras el pago de impuestos, había obligado a Citigroup a revisar a la baja sus cuentas anuales de 2013.

El segundo caso de posible fraude concierne también a un subcontratista de Pemex, precisó Citigroup a mediados de abril.

Las cantidades en juego se acercan a los $30 millones.

“El subcontratista en cuestión comenzó a devolver los fondos y esperamos recibir la totalidad del dinero", dijeron en ese momento fuentes del banco estadounidense.

Pemex, que aporta más de un tercio de los ingresos públicos de México, no tuvo daños en sus finanzas o patrimonio por el caso.