Entidad giró recursos con débil cobertura de seguro de caución

Por: Óscar Rodríguez 20 septiembre

La Auditoría General del Banco de Costa Rica (BCR) detectó anomalías en los desembolsos de recursos de los créditos por $30 millones dados a Sinocem Costa Rica, propiedad del empresario Juan Carlos Bolaños.

El oficio AUD-0069-2017, del pasado 17 de mayo, reveló incumplimientos en el contrato que hubieran ameritado cerrar el financiamiento para la compra, importación y nacionalización de cemento desde China, resalta el informe.

El BCR otorgó, el 6 de octubre del 2015, dos líneas de crédito por $30 millones a Sinocem para la compra, importación y nacionalización de cemento chino. La Auditoría del Banco encontró anomalías en el giro de los recursos.
El BCR otorgó, el 6 de octubre del 2015, dos líneas de crédito por $30 millones a Sinocem para la compra, importación y nacionalización de cemento chino. La Auditoría del Banco encontró anomalías en el giro de los recursos.

El documento, enviado a Andrés Víquez, subgerente de Banca Mayorista, encontró coberturas de seguros débiles para el giro de recursos a la empresa cementera.

Además, el dinero se depositó en cuentas de Sinocem y no al proveedor mediante la Oficina de Comercio Exterior del Banco, tal como estipula el contrato del crédito.

El informe se realizó ocho meses después de que otra fiscalización, la AUD-0126-2016, no encontró ninguna inconsistencia en las operaciones dadas por el Banco.

El BCR informó, por escrito, de que en el transcurso del plazo de un préstamo, la Auditoría emite diversos informes de seguimiento.

"Los hallazgos que se encuentren (en los informes) generan un plan de remediación o subsanación que debe ser cumplido", informó la entidad.

El BCR aprobó, el 6 de octubre del 2015, un línea de crédito por $20 millones a Sinocem para la compra de cemento chino, así como otro financiamiento de $10 millones para la nacionalización del producto. Ambas operaciones fueron renovadas, en enero anterior, por un plazo de tres años.

La forma en que se otorgaron esos dos préstamos es investigada en el Congreso, el Ministerio Público y la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

Los señalamientos.

El informe de la Auditoría encontró que en uno de los desembolsos de recursos, en noviembre del 2016, para la compra del cemento por $1,2 millones nunca se gestionó el seguro de caución como respaldo.

Las pólizas de caución son garantías que brindan las aseguradoras para cubrir las obligaciones de un contrato, en este caso de crédito, y evitar pérdidas por incumplimientos en los pagos.

"La condición aprobada por el Comité de Crédito –desde un enfoque de riesgos– se incumplió en varias oportunidades, situación que expuso al Banco ante cualquier aspecto que hubiera ameritado su ejecución", detalla el documento elaborado por el auditor José Manuel Rodríguez, del cual tiene copia La Nación.

El pasado 2 de junio, Andrés Víquez, subgerente del BCR, informó a la Auditoría de que solicitaron a Sinocem tramitar un seguro de caución por el monto total de las líneas de crédito.

Fiscalizaciones realizadas a los dos créditos por $30 millones, dados por el BCR, a la compañía Sinocem Costa Rica.
Fiscalizaciones realizadas a los dos créditos por $30 millones, dados por el BCR, a la compañía Sinocem Costa Rica.

"Actualmente, se cuenta con un seguro de caución global, que cubre le monto total de cada línea de crédito vigente, tanto para la nacionalización como para la importación", detalla la respuesta del jerarca, de la que tiene copia este diario.

El informe de la Auditoría también consideró un incumplimiento que los giros de dinero, para la compra de cemento, se hicieran a Sinocem y no al proveedor mediante la Oficina de Comercio Exterior.

Este punto también fue cuestionado por la Sugef en el informe SGF-2431-2017, del pasado 7 de setiembre, que ordenó al banco estatal hacer una provisión de ¢10.000 millones para cubrirse en caso incumplimientos del pago de los préstamos.

Víquez explicó –en su respuesta a la Auditoría– que no se utilizó la Oficina de Comercio Exterior debido a que Sinocem solicitó que se realizara la transferencia al Banco Cathay para hacer la transferencia internacional a China.

Según el jerarca, no usaron los bancos corresponsales en Estados Unidos, pues uno de los pagos al proveedor del cliente debía realizarse el 11 de noviembre y las entidades financieras estadounidenses estaban cerradas por ser el Día del Veterano de Guerra en dicho país.