Por: Patricia Leitón 29 abril, 2014

Alberto Monge Vargas es un empresario que ha participado en el mercado mayorista Monex desde que se abrió al sector privado, en enero del 2009.

El preside dos empresas: D.C. Desplegados Centroamericanos S.A., que se dedica a la venta de láminas expandidas y perforadas en acero al carbono, aluminio y acero inoxidable y Aceros Monge S.A., la cual produce aceros especiales como láminas y tubería, entre otros.

Para este empresario el Monex es útil.

“Al principio fue una herramienta muy buena porque nos dio la posibilidad de obtener mejores tipos de cambio del colón con respecto al dólar , que los suministrados por cualquier banco ya sean gubernamentales o del sector privado”, comentó.

Actualmente, añadió, utiliza al Monex como referencia para negociar con un banco.

Para Monge, los participantes privados deberían continuar en Monex, pero se deberían establecer montos mínimos y máximos por participante.

“Más reglamentos para que se comporte como un mercado mayorista y no como está funcionando hoy que cualquiera que quiera vender o comprar $1.000 lo puede hacer”, comentó.

También señaló que es importante establecer un monto máximo diario por participante para que no afecte la volatilidad del tipo de cambio y definir montos más cercanos entre la banda inferior y superior para evitar movimientos abruptos.

Etiquetado como: