Por: Marvin Barquero 8 febrero, 2016

¿Hay una distorsión que causa el roce entre industriales y productores de arroz?

Le voy a dar mi criterio. Esa coadyuvancia viene de que Aninsa le solicita al MEIC (Ministerio de Economía, Industria y Comercio) la cláusula de salvaguardia por el arroz pilado de Argentina y de Uruguay. Se hacen los estudios y determinan que hay un daño y se sube el arancel del arroz pilado de esos dos países. Cuando usted pide la salvaguardia tiene que dar algo por la protección de la actividad y, entonces, nosotros negociamos para subir el arancel de arroz pilado por daño a la producción y a la industria nacional. En se contexto sale un decreto donde se fija el precio con ese nuevo escenario. Luego las asociaciones de consumidores ponen un contencioso administrativo contra ese decreto. Se fija el precio como había venido siempre.

¿Cuál es la relación con la situación actual?

Para llegar a esta decisión (de aplicar la salvaguardia y fijar los precios nacionales) se demostró con estudios y se aprueba en Conarroz, donde están los industriales. Conarroz, somos todos, industriales, Gobierno y productores. Los industriales participan en todo… . es por ellos. Por eso, la corporación reacciona ante el contencioso y con votación unánime contrata al bufete de abogados Enrique Rojas Franco para que haga la defensa correspondiente.

Pero hasta aquí todo va bien, con una Conarroz unida...

Resulta que la semana pasada (antepasada para los lectores) nos damos cuenta, así por corrillos, de que Aninsa (Asociación Nacional de Industriales del Sector Arrocero) había presentado una coadyuvancia, en noviembre del 2015, donde, así, tajante, lo que hace es eliminar el artículo 5 del decreto, lo cual deja el precio libre en arroz.

”Bueno, entonces, cómo es posible, aquí hay una contradicción. Cómo es posible que los mismos industriales que están en la Corporación Arrocera piden la salvaguardia, se hace un decreto, viene el contencioso administrativo y los mismos industriales presentan la coadyuvancia, sin darse a conocer en Conarroz, donde nadie sabía nada. Y nos posible que dos meses después en la junta directiva nos demos cuenta, así por un chisme, como decimos en Costa Rica”.

¿Hay enfrentamiento?

Todo el mundo se sorprende y se pregunta cómo es esta cosa: diay, no somos de los mismos. Lógico que hay un enfrentamiento entre productores e industriales.