El 60% de los animales fue liberado en la Región Chorotega y un 40% en la Región Huetar Norte.

 5 julio, 2013

San José

El Servicio Fitosanitario del Estado (SFE) invirtió ¢100 millones para comprar insectos que actúan como controladores biológicos; estos se liberaron en el campo para contrarrestar los daños provocados por Trips palmi, una plaga que está presente en el país y que afecta a productores de zapallo, melón, pepino y sandía.

La adquisición fue de 65 millones de especímenes de dos especies diferentes de controladores biológicos (el acaro Amblyseius swirkii y del chinche Oriusinsidiosus), para el control de la plaga cuarentenaria Trips palmi, bajo control oficial.

La sandía es uno de los productos que más se afectaría de no utilizarse los controladores biológicos.
La sandía es uno de los productos que más se afectaría de no utilizarse los controladores biológicos.
El pepino y el melón también son productos vulnerables a esa plaga

El 40% de los controladores biológicos fueron liberados en la región Huetar Norte y el 60% restante en la Región Chorotega.

Elizabeth Ramírez, jefa de Operaciones Regionales del SFE, destacó que para que estas liberaciones den los resultados deseados el SFE en conjunto con los agentes de extensión del MAG realizan campañas de capacitación y concientización hacia los productores y sectores agrícolas involucrados, trasmitiendo el uso de las buenas prácticas agrícolas y el manejo integrado que asegure el establecimiento de los controladores.