Por: Marvin Barquero 2 noviembre, 2013

Unos 2.000 productores de leche de cabra y 17 plantas industriales se alistan, junto con el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), para incentivar el consumo local.

Con solo captar la mayor parte del 20% de la población nacional que no tiene tolerancia a algún elemento de la leche vacuna, el sector puede crecer bastante, explicó Álvaro Castro, gerente del programa de especies menores del MAG.

Según las estimaciones de ese programa y de los productores, se trata de alrededor de 900.000 personas, las cuales, en su mayoría, acuden actualmente a sustitutos de la leche y no al alimento de cabra.

Actualmente se producen unos 12 millones de litros anuales de este alimento, que tiene propiedades saludables. Contiene proteínas convenientes para la construcción de los tejidos, sangre y carne; posee lactosa y grasa y sales minerales para la formación del esqueleto, encontrándose todas estas sustancias en forma muy digestible y asimilable, según el libro Leche de cabra, solución para doctores y nutricionistas .

Acciones. Planes concretos para atraer mercado ya están en marcha. Por ejemplo, en Dulce Nombre de Coronado Roberto Mora fortalece su finca, pues en enero lanzará la marca de productos Sieberg (apellido alemán de su mamá).

Se tratará, particularmente, de queso crema de cabra, pero también pondrá en el mercado quesos, yogur y leche.

Esta marca se venderá a restaurantes, hoteles y en la cadena de supermercados Automercado.

Mientras tanto, la cooperativa Coopecaprina instaló una industria para el secado de leche de cabra, lo cual permitirá lanzar al mercado la leche en polvo.

El plan es lanzado por 85 socios de San Carlos, Guatuso y Coronado, afiliados a la cooperativa.

Eso permitirá darle una mayor durabilidad al producto en el estante del supermercado o en la casa y elevar su consumo, explicó Castro.

Greivin Madrigal, presidente del Consejo de Administración de Coopecaprina, adelantó que en un futuro cercano se espera procesar en la planta yogur, rompope y quesos. Luego jabones y cremas.

La Universidad Nacional, por su parte, lanzó la marca de productos de cabra y oveja Finca Santa Lucía, en presentaciones de yogur (de piña y de fresa), leche y queso.