Por: Marvin Barquero 15 noviembre, 2016

Ninguna denominación de origen (DO) emitida en Costa Rica se aplica todavía en el mercado, pese a que hay varios sectores productivos interesados.

Una DO protege al producto de una región determinada. Se obtiene luego de definir clima, aguas, suelos, precipitación, régimen de lluvias, procesos de producción, procesos industriales, historia y costumbres. Por eso, ningún otro producto puede llevar esa marca.

Es aprobada por el Registro de la Propiedad Industrial.

Una de esas DO fue aprobada desde noviembre del 2012 . Se trata de la que protege el queso Turrialba. Sin embargo, la organización de los productores de Santa Cruz y Santa Teresita todavía no cumple con todos los requisitos para ponerla en el mercado.

Rónald Torres, administrador de la Asociación de Productores Agropecuarios de Santa Cruz (Asoproa), reconoció que la comisión administradora de la DO se separó de ese grupo y eso atrasó la puesta en marcha.

En tanto, los productores de café de la zona de Los Santos (Dota, Tarrazú y León Cortés) reactivarán su trámite ante el Registro, luego de que el Tribunal Superior Administrativo rechazara la última apelación del Instituto del Café de Costa Rica (Icafé).

Los productores de Los Santos no aceptaron el proceso del Icafé porque pretendía incluir, dentro de la DO, el grano de otras zonas.

Por otro lado, la Cámara de Productores, Comercializadores y Exportadores de Chayote tiene listos los estudios para tramitar una DO para el producto de Ujarrás y zonas aledañas.

Este grupo pretende proteger el chayote quelite ante la competencia de producto mexicano.