Escasez de lluvias se acentuará en el Pacífico y exceso de agua en el Caribe

Por: Marvin Barquero 13 mayo, 2015
El Niño afectó la producción desde el 2014, aunque estaba en su fase débil, como sucedió con el ganado de Rafael Espinoza Contreras, en Las Pilas de Sardinal, Carrillo, Guanacaste. Ahora se prevé su fase fuerte a partir de junio próximo, por lo que las autoridades agropecuarias llamaron a reservar agua para enfrentar la etapa más difícil. | ALBERT MARÍN/ARCHIVO
El Niño afectó la producción desde el 2014, aunque estaba en su fase débil, como sucedió con el ganado de Rafael Espinoza Contreras, en Las Pilas de Sardinal, Carrillo, Guanacaste. Ahora se prevé su fase fuerte a partir de junio próximo, por lo que las autoridades agropecuarias llamaron a reservar agua para enfrentar la etapa más difícil. | ALBERT MARÍN/ARCHIVO

Una intensificación del fenómeno climatológico El Niño aumentará el déficit de lluvias que afecta este año la faja costera del Pacífico y el Valle Central, con consecuencias fuertes para el sector agropecuario.

El impacto se presentará desde junio, según el Instituto Meteorológico Nacional (IMN) y de acuerdo con las previsiones de las autoridades agropecuarias.

Además, se acentuará un superávit de precipitaciones en la zona norte y toda la faja del Caribe, comentó Luis Fernando Alvarado, investigador del IMN.

Felipe Arguedas, director nacional de Extensión Agropecuaria del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), dijo que la situación es grave, porque el impacto será mayor este año, frente al 2014, cuando El Niño fue débil.

Se afectará la actividad ganadera, granos (arroz, maíz y frijoles), frutas (mango, aguacate, sandía y melón) y productos como la caña de azúcar y la apicultura (miel de abeja), pero el MAG no prevé un desabastecimiento.

Albert Marín
Albert Marín

Presente. El 30 de setiembre del año pasado, el Gobierno decretó emergencia por la sequía en el Pacífico norte y algunos cantones del Pacífico central. En enero del 2015, se logró financiar un plan de asistencia con ¢15.500 millones. De estos, ¢9.000 millones son para programas agropecuarios.

Sin embargo, Leonardo Luconi, presidente de la Corporación Ganadera (Corfoga), y José Antonio Madriz, jerarca de la Cámara Nacional de Productores de Leche, dijeron que la asistencia no llega aún y es urgente tenerla.

El volumen de precipitaciones, de enero a abril del 2015, en Guanacaste fue un 55% menor al promedio histórico. En el Valle Central, en tanto, el déficit fue de un 53%, al comparar ese mismo período.

En el Pacífico sur llovió un 19% menos y en el Pacífico central, un 2% menos. En esta última zona, la estación lluviosa entró normalmente, pero las precipitaciones ya se alteraron, según el IMN. Por el contrario, en los primeros cuatro meses del año llovió mucho más que el promedio histórico en la zona de influencia del Caribe. En la zona norte, por ejemplo, la precipitación superó en un 72% al promedio.

El fenómeno El Niño está en una fase entre media y fuerte y es posible que llegue a su etapa fuerte entre finales de mayo e inicios de junio, según las condiciones actuales, dijo Alvarado.

Hace un mes, ese fenómeno podía calificarse de débil, agregó. Añadió que, aunque es un pronóstico, su influencia podría extenderse hasta inicios del 2016.

infografia