Entidad propone subir productividad en actividades que califica de ‘sensibles’

Por: Marvin Barquero 12 septiembre, 2014
Plantación de cebolla en Potrero Cerrado, Oreamuno. Este sector está entre los prioritarios, pero deberá aumentar su productividad desde las actuales 23 toneladas por hectárea. | ALBERT MARÍN
Plantación de cebolla en Potrero Cerrado, Oreamuno. Este sector está entre los prioritarios, pero deberá aumentar su productividad desde las actuales 23 toneladas por hectárea. | ALBERT MARÍN

Fuerte empuje
Fuerte empuje

El Gobierno dará prioridad a la producción de arroz, frijoles, maíz blanco, carnes de res y de cerdo, leche, papa y cebolla, según el plan para estos cuatro años.

Para ello, el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) hará cambios en la asignación de recursos. Los programas beneficiados son las agencias regionales de esa entidad y el Consejo Nacional de Producción (CNP), explicó su jerarca, Luis Felipe Arauz.

Los sectores que se apoyarán son “sensibles” ya sea porque disminuyeron su productividad, porque han recibido menos apoyo en tecnología e innovación (se privilegió la exportación), porque se afrontan importaciones o porque la mayoría de los productores son pequeños, según Arauz.

En arroz, por ejemplo, se compra en el exterior el 40% del consumo local y el rendimiento nacional es de 3,9 toneladas por hectárea, frente a 7,76 de Uruguay y 4,23 de Brasil. En frijoles, se importa el 75% del consumo y la productividad de Costa Rica es 0,6 toneladas por hectárea, frente a 0,76 de Nicaragua, según datos del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

El plan del Gobierno se impone metas para elevar la productividad, pero no se darán a conocer sino hasta diciembre, en el Plan Nacional de Desarrollo, señaló Arauz.

Apoyo. Las primeras acciones están en el Presupuesto Nacional 2015. El ministro dijo que redujeron los gastos de las oficinas centrales en ¢2.000 millones, los cuales se aplicarán en las regionales.

Además, esa entidad logró un incremento de ¢10.000 millones en su presupuesto para el año próximo (24% más en comparación con el del 2014).

De ese monto, ¢2.250 millones irán al CNP, donde una de las prioridades será el relanzamiento del Programa de Abastecimiento Institucional (PAI), el cual vende a instituciones públicas alimentos comprados a pequeños agricultores, como es el caso de los ministerios de Seguridad (para comisarías), Justicia (para cárceles) y Educación (comedores escolares), entre otros.

Otros ¢5.710 millones del aumento presupuestario pasan al Servicio Nacional de Aguas Subterráneas, Riego y Avenamiento (Senara) y se invertirán en obras de drenaje en la ciudad de Limón.

Del total de aumento, un poco menos de ¢1.000 millones se usarán para apoyar las prioridades en “cultivos sensibles”, dijo Arauz.

Medidas. En la nueva visión del MAG, las oficinas regionales son fundamentales, detalló Felipe Arguedas, director superior de operaciones regionales.

La entidad tiene siete direcciones regionales, una subregional y 78 Agencias de Servicios Agropecuarios (ASA) en todo el país.

Varias medidas darán vigor a esas oficinas: el presupuesto para vehículos se aumentó de ¢369 millones a ¢642 millones y todo será para las regiones; se destinará gran parte de los ¢2.000 millones a mejorar su infraestructura, descuidada hace años, y se intentará interconectar esas oficinas para realizar reuniones virtuales y evitar viajes a las sedes centrales en San José.

El exministro del MAG y actual presidente de la Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria, Juan Rafael Lizano, no está de acuerdo en apoyar al CNP. “¿Para qué? ¿Para revivir el PAI? Eso solo representa un 1% de las ventas del sector agrícola”, se cuestionó.

Eugenio Porras, presidente del Colegio de Ingenieros Agrónomos, pidió que se instale también un plan de rendición de cuentas de las ASA y que se redimensione el CNP. Colaboró el periodista Óscar Rodríguez