El Gobierno dijo que se pretende otorgar préstamos especiales para mantener las actividades productivas en las zonas afectadas tanto por la sequía como por el exceso de lluvia

 24 julio, 2015

San José.

Un fondo por ¢5.000 millones para otorgar préstamos a productores que fueron afectados por la sequía, en un caso, o por el exceso de lluvias, en otro, se anunció la mañana de este viernes, como parte de las actividades del Gobierno en la provincia de Guanacaste, en vista de la celebración de la anexión de Nicoya a Costa Rica.

Los fondos para la línea de crédito especial provienen del Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) y serán administrados por el Banco Nacional.

Los beneficiados pueden ser tanto los productores que sufrieron problemas por las inundaciones en la región del Caribe como quienes enfrentan pérdidas por la sequía que afecta al Pacífico Norte desde el verano del 2014.

La sequía afecta a la región de Guanacaste desde el verano del 2014. Cientos de productores perdieron cosechas y ganado o no lograron sembrar. Miguel Ángel Picado, en Bagaces, dijo que los cultivos se le
La sequía afecta a la región de Guanacaste desde el verano del 2014. Cientos de productores perdieron cosechas y ganado o no lograron sembrar. Miguel Ángel Picado, en Bagaces, dijo que los cultivos se le "quemaron".

Según un comunicado que circuló la mañana de este viernes, los recursos estarán disponibles en aquellas zonas donde se declare algún tipo de emergencia que afecte actividades productivas y se complementará con el apoyo que otras instituciones públicas brindan en estas situaciones. Las condiciones de plazo y períodos de gracia dependerán de cada caso en particular.

Juan Carlos Corrales, gerente interino del Banco Nacional, explicpo que se atenderán aquellos casos que requieran un crédito para reactivar su producción o realizar mejoras para la prevención de emergencias, que califiquen como beneficiarios del Sistema de Banca para el Desarrollo y como sujetos de crédito.

El Gobierno recordó, en el comunicado, que según el Instituto Meteorológico Nacional desde 1937 no se registran tales cantidades lluvia en el Caribe ni la sequía en la zona de Guanacaste, lo que significa que las condiciones climáticas experimentadas son las más extremas de los últimos 78 años.

La crisis por el clima ya afectó el comportamiento de las exportaciones agropecuarias nacionales, con impactos significativos especialmente en banano y piña.

El ministerio de Comercio Exterior advirtió que para el primer semestre del año las pérdidas en exportaciones agrícolas ascienden a los $250 millones.