Institución debe ¢3.325 millones y para 2014 requiere ¢4.421 millones más

Por: Marvin Barquero 8 julio, 2014

El Gobierno busca dinero, en diferentes fuentes, para sacar a flote al Consejo Nacional de Producción (CNP), pues necesita ¢4.421 millones para terminar este año y debe otros ¢3.325 millones a agricultores y organizaciones.

Los recursos saldrían de una partida por ¢1.300 millones que el Ejecutivo le solicita al Instituto de Desarrollo Rural (Inder), así como de una transferencia que se incluiría en un presupuesto extraordinario que prepara el Gobierno de la República.

El traslado de recursos del Inder para el CNP se autorizó en una ley vigente desde diciembre del 2008. Se ordenó al entonces Instituto de Desarrollo Agrario girar al Consejo un 10% del superávit financiero del año precedente.

En esa misma legislación se obliga al Servicio Fitosanitario del Estado (SFE) y el Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) a dar, cada uno, el 20% de su superávit al Consejo Nacional de Producción.

Ante ello, el ministro de Agricultura y Ganadería (MAG), Luis Felipe Arauz, y el presidente ejecutivo del CNP, Carlos Monge, negociaron el posible traslado de partidas del superávit disponible, tanto del SFE como del Senasa. Empero, esas entidades no tienen hoy excedentes disponibles, según explicó ayer el ministro Arauz.

Presupuesto. Arauz, además, reconoció la opción de crear una partida en el próximo presupuesto extraordinario, pero calificó que esta iniciativa está en una etapa muy preliminar.

Monge aseguró que luego de analizar la situación del CNP, no parece factible otra salida que esa para el equilibrio. “Lo que se prevé es que en el primer instrumento presupuestario que el Gobierno presente se incorporen recursos para la institución”, aseguró.

El secretario general del Sindicato de Empleados del Consejo Nacional de Producción y Afines (Sinconapro), Manuel Porras, dijo que pese a los apuros financieros, confían en un relanzamiento basado en fortalecer programas.

El CNP vendió en ¢6.300 millones su plantel central, ubicado en La Sabana. De ellos, dedicará ¢2.900 millones a relanzar el Programa de Abastecimiento Institucional, con el fin de mejorar sus finanzas. | ARCH./ABELARDO FONSECA
El CNP vendió en ¢6.300 millones su plantel central, ubicado en La Sabana. De ellos, dedicará ¢2.900 millones a relanzar el Programa de Abastecimiento Institucional, con el fin de mejorar sus finanzas. | ARCH./ABELARDO FONSECA

Por ejemplo, el Programa de Abastecimiento Institucional (PAI) se reactivará con el traslado de ¢2.900 millones, autorizados por la Contraloría General de la República. El dinero proviene de los ¢6.300 millones, producto de la venta del plantel central del CNP al Banco de Costa Rica.

Diferencias. Cuestionados acerca de la contradicción entre este esfuerzo por sacar a flote al CNP y la decisión del Gobierno anterior de reestructurarlo, ambos funcionarios reconocieron, por separado, las diferencias de criterio con la administración pasada.

“Sí tenemos una idea diferente. A nosotros nos parece que el CNP es una institución estratégica en temas de comercialización, de calidad y, que, por medio del PAI puede dinamizar mucho la economía agrícola y regional”, explicó el ministro Arauz.

El PAI compra productos a los agricultores y los vende a los ministerios de Seguridad (para las comisarías), de Justicia (para las cárceles), de Educación (para los comedores), y a la Caja Costarricense de Seguro Social (hospitales). Este programa es el que le debe dinero a los agricultores.

En el Presupuesto Nacional del 2010 se incluyó una partida para una reestructuración del CNP, por ¢4.000 millones, la cual pretendía reducir la planilla en 300 plazas.

El plan no se logró cumplir, pues solo se concretó la salida voluntaria de 160 plazas, afirmó en mayo pasado Wílliam Barrantes, presidente ejecutivo que terminó la administración anterior al frente del CNP.

Arauz y Monge reconocieron la difícil situación financiera del Consejo, tanto que para el pago de la primera quincena de julio hacen esfuerzos para completar la suma. Se trata de unos ¢285 millones mensuales.