Por: Marvin Barquero 26 junio, 2015

Después de las reuniones de hoy, ¿percibe una intransigencia de Costa Rica?

No.Yo no voy a calificar. Yo lo único que le voy a decir, en forma positiva, es que me dijeron que había una emergencia, y no me han indicado en qué consiste.

Usted se ha relacionado con muchos gobiernos de Costa Rica. ¿Ve ahora un cambio?

De mí, no va a encontrar el que yo califique a una persona o a un Gobierno. Cada Gobierno, pienso, tiene su responsabilidad y la cumple. De mí, no espere una calificación en un sentido u otro de un funcionario. Cada quien cumple su responsabilidad, es respetable. Lo único es que yo tengo también mi propia obligación y, si me dicen: ‘Le voy a cerrar el comercio porque hay una emergencia’, yo tengo la obligación de conocer en qué consiste esa emergencia.

El diálogo está entrabado, ¿queda solo el camino de la denuncia en la OMC?

México tiene que tomar una decisión el día 30 (de junio), el siguiente martes –por eso la premura de venir este día– para definir cuáles son los puntos que vamos a llevar a Ginebra para la reunión de este cuatrimestre del Comité de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias. El plazo que nos dio la OMC para comunicar si tenemos una preocupación comercial es el 2 de julio. Entonces, si no nos entendemos entre colegas, pues a lo mejor alguien hará que nos entendamos por otra vía.

¿Exigen reabrir el mercado?

O que el señor (Francisco Dall’Anese) me diga dónde está la emergencia. Si me dice: ‘Te cerré el mercado’, la medida más restrictiva, porque aquí está la emergencia, pues yo seré respetuoso y responsable.