Por: Marvin Barquero 2 mayo
Los importadores de aguacate se vienen quejando desde hace varios meses del supuesto contrabando. | CORTESÍA DE LA POLICÍA FISCAL
Los importadores de aguacate se vienen quejando desde hace varios meses del supuesto contrabando. | CORTESÍA DE LA POLICÍA FISCAL

Un contrabando de 19.264 unidades de aguacates cayó en manos de las autoridades, el 30 de abril pasado, en el sector de Sabanillas de Coto Brus, en la franja fronteriza con Panamá.

El decomiso lo hicieron oficiales de la Policía de Control Fiscal (PCF) destacados en la zona de San Vito de Coto Brus, miembros de Fuerza Pública y funcionarios del Ministerio de Agricultura y Ganadería, indicó un comunicado.

La información divulgada por la PCF, adscrita al Ministerio de Hacienda, indicó que se interceptó un camión por la zona de Sabanillas, dentro del cual se decomisaron 274 cajas de la fruta, que procedía de Perú y México.

El producto quedó en manos de las autoridades por carecer de documentos legales de ingreso a Costa Rica, agregó el boletín divulgado ayer.

En estos casos, la práctica común es que las autoridades del Servicio Fitosanitario del Estado (SFE) destruyan el cargamento por el riesgo que representa para la sanidad.

Este decomiso se realiza mientras desde hace dos semanas hay desabastecimiento en el mercado del aguacate de la variedad Hass.

La escasez del producto se presenta porque sigue suspendida la emisión de permisos para importar desde México, medida vigente desde el 5 de mayo del 2015, como prevención contra el eventual ingreso de la enfermedad de la mancha del sol.

Ante esto, los importadores traen la fruta de Chile, cuya ventana de mercado ya terminó. Luego, de Chile entra la oferta de aguacate de Perú, pero este año se atrasó la cosecha.