Sala IV que prohibió la pesca de arrestre en los mares costarricenses desde el pasado 7 de agosto

Por: Manuel Herrera 19 febrero, 2014

El sector camaronero de Puntarenas se manifiesta desde las 9 a. m. de este miércoles por el vencimiento de las dos primeras licencias de pesca, que según el grupo, dejaría sin empleo a cerca de 60 personas.

Uno de los dos permisos –de la embarcación Capitán Bonilla– vence este miércoles, por lo que el grupo se concentra en el muelle del Instituto Costarricense de Pesca (Incopesca) en Puntarenas.

La Cámara Puntarenense de Pescadores sostiene que los permisos caducan debido a un error del Incopesca, que debió renovar las licencias por un periodo consecutivo de seis años.

En un comunicado de prensa, la organización gremial advierte que este año vencen cinco permisos, tres años antes del tiempo que contempla la ley; y que esa tendencia se mantendría para el resto de los 39 permisos.

El grupo se reúne en el muelle del Incopesca en Puntarenas.
El grupo se reúne en el muelle del Incopesca en Puntarenas.

Por esta razón, y tras el fallo de la Sala IV que prohibió la pesca de arrestre en los mares costarricenses desde el pasado 7 de agosto, el gremio de camaroneros decidió salir a las calles para protestar y pedir soluciones para el sector, pues con esta medida Incopesca no podrá otorgar o renovar los permisos vigentes.

"Hay un efecto no considerado por los magistrados que aprobaron el fallo, y es el daño que se le está haciendo a los empresarios y trabajadores del sector, que no reciben ninguna compensación o ayuda del Estado, para cubrir las pérdidas y reponer los trabajos que se pierden cada vez que se elimina una embarcación", comentó Román Chavarría, representante de los exportadores ante la Cámara Puntarenense de Pescadores.

Luis Dobles, presidente ejecutivo de Incopesca, indicó semana atrás que la única salida al problema sería modificar la Ley de Pesca y Acuicultura; empero, el trámite es responsabilidad de la Asamblea Legislativa.