Autoridades giraron hasta el momento ¢3.000 millones en líneas de crédito para los productores

 25 junio, 2014

Después de año y medio de espera, los productores de café afectados por el hongo de la roya están recibiendo el fideicomiso cafetalero para asistencia técnica, poda, renovación de cafetales y readecuación de deudas.

Hasta el momento se han girado cerca de ¢3.000 millones (más de 1.377 operaciones aprobadas para la línea de crédito) entre productores de Coto Brus, Pérez Zeledón, Atenas y San Ramón. En las próximas semanas se formalizarán los créditos en otras zonas del país.

El Gobierno anunció un fideicomiso de ¢20.000 millones para ayudar a cerca de 25.000 caficultores, la mitad de todos los productores de café que hay en el país.

De las 93.000 hectáreas que se siembran en el territorio nacional, el 67% (63.441 hectáreas), ha sido afectado por la enfermedad de la roya.

De acuerdo con el Icafé, del total de las plantas con la enfermedad, 15.900 hectáreas (un 25%) fueron dañadas de manera severa.

Rónald Peters, director ejecutivo del Icafe se mostró satisfecho de que ya se haya comenzado a entregar el dinero.

"Se va avanzando y creo que en las próximas semanas ya gran parte de esos fondos estarán en manos de los agricultores. El procedimiento fue largo, hubo retrasos, pero dichosamente ya estamos operando a toda máquina", indicó Peters.

El Icafe contrató personal para que se encargue del análisis de las solicitudes de crédito que se están presentando y de la evaluación del flujo de caja.

Ayuda social

El fideicomiso además de la línea de crédito, contempla una línea de ayuda social no reembolsable a más de 16.000 familias afectadas por el hongo.

Esta ayuda consiste en entregar a cada familia un monto de ¢100.000 por mes, por un periodo de tres meses con el objetivo de atender sus necesidades básicas sin que estas abandonen la actividad productiva. A la fecha se han girado ¢2.750 millones en 9.168 familias.

Según el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), la ayuda se hará a los productores con condiciones de pobreza coyuntural, ocasionada por la roya, es decir, a quienes los ingresos promedio del grupo familiar no excedan los ¢78 mil mensuales en zonas rurales y los ¢102 mil para quienes viven en zonas urbanas.

Osvaldo Salas, productor de café de Santiago de San Ramón de Alajuela, dijo que el fideicomiso beneficia a todos los pequeños y medianos productores de café, pues les permitirá mantenerse en la actividad cafetalera a pesar del problema con la roya.

"Esta ayuda nos permitirá dar una buena fertilización y recuperación del cultivo", dijo.

Según datos del Icafe, con respecto al año anterior hubo una ligera mejoría de un 7% de aumento en las cosechas.

Gina Paniagua, viceministra de Agricultura y Ganadería dijo que la mejoría es buena porque demuestra que las plantas de café se vienen recuperando.

"La floración que se da en el 2014 nos da un pronóstico bastante alentador, de que las prácticas que se hicieron de control de la roya, al final del año pasado y al principio de este año, de momento se mantiene controlada la roya", dijo.