Por: Marvin Barquero 23 abril, 2014

Lotes de café muy fino que ganen en la competencia nacional, pero no pasen a la cata internacional, en el concurso Taza de la Excelencia, se subastarán este año, por primera vez, en Costa Rica.

El grano que se ofrezca está entre los 71 lotes que ya fueron preseleccionados por catadores costarricenses. En la semana del 5 al 9 de mayo se realizarán otras pruebas con expertos locales, quienes escogerán los que pasarán a la etapa final, en que 29 catadores de 12 países los someterán a pruebas para seleccionar el mejor del país.

Los que no pasen a la etapa internacional, pese a su alta calidad, se venderán aquí tras coordinar con los tostadores nacionales y cafeterías, explicó Noelia Villalobos, directora ejecutiva de la Asociación de Cafés Finos de Costa Rica.

Oldemar Arrieta y Marlene Brenes ganaron en el 2013. | ARCHIVO
Oldemar Arrieta y Marlene Brenes ganaron en el 2013. | ARCHIVO

José Manuel Hernando, presidente de la Cámara de Tostadores, dijo que la propuesta despertó interés entre los agremiados.

Los lotes que lleguen a la final se ofrecerán en una subasta internacional. El año pasado, el café ganador se vendió a $3.010 el quintal (46 kilos), mientras al cierre de ayer en la Bolsa de Nueva York esa unidad se cotizó a $211,80.

Fue un lote de café Villa Sarchí, de la finca Fidel, ubicada en Lourdes de Cirrí de Naranjo.

Este año, al concurso de calidad Taza de la Excelencia se presentaron 117 muestras, 12 más que en el 2013. Luego de la primera calificación nacional, quedaron 71.

Tras la segunda calificación con expertos nacionales, los ganadores (se prevé que entre 40 y 50) pasan a la cata internacional, que será entre el 12 y el 16 de mayo. Habrá catadores de Japón, Estados Unidos, Australia, Corea, Taiwán, Noruega, Alemania, Lituania, Inglaterra, Holanda, Suiza y Costa Rica.