Economía

Sexo, dinero y liderazgo empañan búsqueda de nuevo presidente de la FED

Actualizado el 05 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Economía

Sexo, dinero y liderazgo empañan búsqueda de nuevo presidente de la FED

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

ampliar

¿Puede una mujer manejar efectivamente la Reserva Federal? Esa pregunta ni siquiera se debiera formular. Y Janet Yellen, la vicepresidenta de la FED, no solamente es capaz de sacar la tarea sino que, según cualquier medida objetiva, es la persona mejor calificada en los Estados Unidos para tomar el mando cuando Ben Bernanke deje el puesto como presidente.

Sin embargo, están en marcha no una sino dos campañas sexistas en contra de la señora Yellen. Una es una campaña de murmuraciones cuyo sexismo está implícito, mientras que la otra involucra cruda misoginia. Y ambas campañas se las arreglan para combinar sexismo con mal análisis económico.

Empecemos con la campaña más extrema y abierta. El 27 de julio, The New York Sun publicó un editorial en el que ataca a la señora Yellen con el título “El dólar femenino”. El editorial dio por un hecho que por años la Fed ha estado desarrollando políticas desastrosamente inflacionarias, aunque la actual inflación esté en el punto más bajo en 50 años. Y advertía que las cosas empeorarían si el dólar llegara a estar meramente “sostenido por el género”. Esto no lo estoy inventando.

 La discusión por definir quién dirigirá la Reserva Federal, en Estados Unidos, luego de la salida de Ben Barnanke, puso en marcha no una sino dos campañas sexistas en contra de su actual vicepresidenta, Janet Yellen . |  ARCHIVO/AFP
ampliar
La discusión por definir quién dirigirá la Reserva Federal, en Estados Unidos, luego de la salida de Ben Barnanke, puso en marcha no una sino dos campañas sexistas en contra de su actual vicepresidenta, Janet Yellen . | ARCHIVO/AFP

Cierto, The Sun es una publicación marginal, con fuertes tendencias a favorecer el patrón oro, nadie le prestaría mucha atención si el resto de la derecha hubiera ignorado o se hubiera distanciado de tal editorial. De hecho, sin embargo, The Wall Street Journal de inmediato dio seguimiento al asunto con su propio editorial, dentro de la misma línea de pensamiento, en cuyo desarrollo citó aprobatoriamente la pieza del The Sun , con dólar femenino y todo.

La otra campaña contra la señora Yellen ha sido más sutil e involucra repetidas sugerencias –casi siempre de manera extraoficial– de que ella carece de “liderazgo” para manejar la FED. ¿Qué significa esto? Bueno, supongamos que estamos hablando respecto a un hombre con las credenciales de la señora Yellen: trabajo académico distinguido, líder del Consejo de Asesores Económicos, seis años en la presidencia de la FED en San Francisco, un historial de trabajo efectivo con colegas en la Junta de Gobernadores... ¿Sugeriría alguien que un hombre con tales credenciales de algún modo no está calificado para ocupar el cargo?

PUBLICIDAD

Lo siento, pero es difícil esquivar la conclusión de que liderazgo, en este contexto, significa principalmente poseer un cromosoma Y.

Las dos campañas contra Yellen involucran, entonces, inequívoco sexismo y por tal razón deberían ser condenadas. A como están las cosas, sin embargo, ambas campañas tienen otro problema también: están basadas en un mal análisis económico.

En el caso de los tipos del “dólar femenino”, la obcecación con los aspectos económicos es tan cruda y obvia como el sexismo. La gente que grita que la FED está “degradando el dólar” ha estado advirtiendo sobre la inflación desbocada en cualquier momento ahora desde hace casi cinco años, y han estado equivocados en todo momento. Peor aún, no han demostrado disposición alguna para admitir que han estado equivocados, mucho menos para corregir sus puntos de vista ante la evidencia. Son, para decirlo en pocas palabras, las últimas personas en el mundo a las que uno debería escuchar cuando se trata de política monetaria.

La obcecación del grupo del liderazgo, igual que su sexismo, es más sutil. Pero hasta el punto en que tener liderazgo significa algo diferente a ser varón, significa ser algo que me gusta llamar una Persona Muy Seria: el tipo de persona que habla mucho acerca de la necesidad de tomar duras decisiones, que de algún modo involucra exigir sacrificios de parte de las familias ordinarias, al tiempo que se trata a los ricos con guantes de seda. Y aquí está la cosa: las Personas Muy Serias han estado casi tan consistentemente equivocadas, aunque no de forma tan espectacular, como los histéricos de la inflación.

Este ha sido obviamente cierto en el caso de la política presupuestaria, donde la Gente Seria secuestró el diálogo nacional, alejándolo de la creación de empleo para llevarlo a los déficits, con fundamento en que enfrentábamos una crisis fiscal eminente, la cual de algún modo no llega.

Pero también ha sido cierto para la política monetaria. The Wall Street Journal (en el departamento informativo, no en el editorial) sondeó recientemente los historiales de pronósticos por parte de los principales definidores de políticas de la FED, a los que dividió en “halcones” (los funcionarios que siguen advirtiendo que la FED está haciendo demasiado para combatir el desempleo) y “palomas” (los que advierten que está haciendo demasiado poco). Descubrió que las palomas de manera consistente hacen mejor pronósticos y que el mejor pronosticador de todos es la más prominente de las palomas: Janet Yellen.

PUBLICIDAD

El punto es que mientras a los tipos del liderazgo les gusta pensar de ellos mismos como hombres serios (y sí, quiero decir hombres) que están dispuestos a hacer lo que es necesario hacer, la historia reciente sugiere que en realidad son hombres que están ansiosos por demostrar su seriedad haciendo lo que no es necesario hacer, a costas del pueblo.

También, hubo una vez no hace mucho tiempo, cuando casi todos los que estaban en el grupo del liderazgo, si les preguntaban quién poseía esa mística condición en la forma más pura, seguramente habrían respondido “Alan Greenspan”. ¿Cuán bien resultó eso?

Así las cosas, ¿es Janet Yellen la única persona posible para ser el próximo líder de la FED? Por supuesto que no. Pero la argumentación a favor de algún otro candidato debe ser por méritos y, hasta este momento, eso no es lo que ha estado sucediendo. Traducción de Gerardo Chaves para La Nación

Paul Krugman es profesor de Economía y Asuntos Internacionales en la Universidad de Princeton y premio Nobel de Economía del 2008.

  • Comparta este artículo
Economía

Sexo, dinero y liderazgo empañan búsqueda de nuevo presidente de la FED

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota