Economía

Inversionistas chinos buscan inmuebles en Estados Unidos

Actualizado el 06 de julio de 2013 a las 04:12 pm

 Muchos economistas ven peligros reales y crecientes dentro de la economía de China

Economía

Inversionistas chinos buscan inmuebles en Estados Unidos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Los chinos, o por lo menos su dinero, se recibe bien y hasta se festeja en Estados Unidos

Primero, fueron los japoneses. Hombres de dinero de Tokio llegaron a Estados Unidos para comprar sitios famosos del panorama estadounidense, desde el Centro Rockefeller en Nueva York hasta los campos de golf Pebble Beach en California.

Ahora, cerca de un cuarto de siglo después, otro grupo de compradores extranjeros con bolsillos profundos está metiéndose cada vez más en los bienes raíces estadounidenses: los chinos.

Impávidos ante los infortunios inmobiliarios de los japoneses en los 1980 –algunos inversionistas pagaron excesivamente por propiedades en Estados Unidos, y, al final, Japón sufrió uno de los mayores colapsos del mercado de las propiedades, en la historia–, los inversionistas chinos se dispersan por todo Estados Unidos.

Lo que empezó con unas cuantas adquisiciones aisladas hace dos años, se ha convertido en una búsqueda de propiedades y transacciones de miles de millones de dólares.

Hasta ahora, no ha surgido el tipo de temores de los 1980, generados por rumores infundados de que Japón estaba “comprando” a Estados Unidos. Por el contrario, los chinos, o por lo menos su dinero, se recibe bien y hasta se festeja.

Las transacciones van más allá de las relucientes torres de vidrio y acero: inversionistas de China y Hong Kong también se han convertido en los segundos extranjeros que más compran casas en Estados Unidos, después de los canadienses.

“Apenas están comenzando”, señaló Steve Collins, el director internacional de Jones Lang LaSalle Capital, una firma de servicios inmobiliarios que hace poco realizó conferencias para compradores potenciales en Shanghái y Pekín.

Algunas adquisiciones han sido relativamente reducidas, según estándares inmobiliarios comerciales. Zhang, quien es directora ejecutiva de SOHO China y una de las mujeres más ricas del mundo, pagó unos 600 millones de dólares en 2011 por un interés de 49 por ciento en el rascacielos Park Avenue Plaza en el centro de Manhattan. Ese mismo año, la unidad inmobiliaria de HNA Group, una aerolínea china, salvó de la ejecución hipotecaria a un edificio de oficinas en la Sexta Avenida con $265 millones. HNA también compró el hotel boutique Cassa en Times Square.

El gobierno chino alienta las inversiones y hasta ayuda a financiarlas

Construir. Las constructoras chinas también están acumulando grandes proyectos comerciales en Estados Unidos. En febrero, la constructora China Vanke hizo su primera inversión norteamericana al formar una empresa conjunta con Tishman Speyer para construir condominios de lujo en San Francisco.

PUBLICIDAD

Otra constructora china acordó proporcionar financiamiento para un proyecto de $1.500 millones con el que se transformarán 26.3 hectáreas de uso industrial en Oakland, California, en un barrio de 3,100 residencias a orillas del mar.

Algunos analistas dicen que el dinero chino fluye directamente a los inmuebles cercados, en comparación con el que se mueve por medio de inversiones privadas o fondos inmobiliarios.

En los últimos años, la Administración de Divisas Extranjeras del Estado en China, que maneja las reservas de las divisas extranjeras, acordó invertir $500 millones en un fondo inmobiliario de $13.000 millones, supervisado por Blackstone Group, una firma de inversiones de Wall Street.

El principal fondo de riqueza soberana de China, China Investment Corp., ha adquirido intereses directos en propiedades, pero también ha invertido más miles de millones de dólares en fondos inmobiliarios supervisados por grandes fondos de inversión privada.

“La abrumadora mayoría del capital chino está llegando al mercado de las propiedades comerciales por medio de terceras partes”, indicó Dan Fasulo, un director administrativo en Real Capital Analytics.

Diversificar. Pero Pekín está ansioso por diversificar sus inversiones. El gobierno chino es dueño de más de mil billones de dólares en títulos del Tesoro de Estados Unidos, pero esas inversiones generan pocos rendimientos, dadas las muy bajas tasas de interés.

Por eso, además de comprar bienes raíces comerciales, China está surgiendo como una poderosa fuerza en el financiamiento de las transacciones de terceras partes.

En particular, el Banco de China, la principal entidad crediticia de China, y uno de los cuatro bancos paraestatales más importantes, ha asumido un papel cada vez mayor.

“Hace unos años, las sucursales estadounidenses de los bancos alemanes eran las tres o cuatro principales entidades de crédito extranjeras en transacciones de propiedades comerciales. Ahora es el Banco de China”, notó Matthew Anderson, un director administrativo en Trepp LLC, una firma de datos y análisis que sigue los créditos bancarios.

Temores.  Algunos advierten que China podría retirarse rápidamente, como lo hizo Japón, si empeora su economía. Aumentan los signos de debilidad económica en China y, recientemente, el sistema financiero quedó bajo tensión.

Esas inquietudes podrían disiparse si Pekín interviene para relajar las tensiones en el sector bancario e impulsar el crecimiento, pero muchos economistas ven peligros reales y crecientes dentro de la economía de China.

PUBLICIDAD

Pero por el momento, el gobierno chino alienta las inversiones y hasta ayuda a financiarlas. El Banco de China, una entidad paraestatal, se ha convertido en la entidad crediticia extrajera más grande en las transacciones inmobiliarias comerciales en Estados Unidos, remplazando a los grandes bancos europeos.

“El apoyo político para las inversiones más allá de los Treasurys estadounidense ha aumentado considerablemente en el último par de años y eso ha alentado a los inversionistas chinos a buscar bienes raíces en mercados grandes y estables como Nueva York u otras ciudades grandes”, dijo Thilo Hanemann, un director de investigación en Rhodium Group, una firma que analiza los negocios y las tendencias económicas mundiales.

  • Comparta este artículo
Economía

Inversionistas chinos buscan inmuebles en Estados Unidos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota