Economía

Empresario y administrador murió ayer a los 55 años

Fallece Daniel Robert Bonilla, vicepresidente de Grupo Nación

Actualizado el 26 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

Inversionista fundó la cadena de comidas Rostipollos y promovió la RSE

Empresarios y amigos lamentan la pérdida de hombre ‘detallista’ y ‘leal’

Economía

Fallece Daniel Robert Bonilla, vicepresidente de Grupo Nación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El empresario y vicepresidente corporativo de Grupo Nación, Daniel Robert Bonilla, falleció ayer en la mañana, a sus 55 años, tras complicaciones generadas por un tumor cerebral.

Nació en 1958 y se crió entre cinco hermanos: Fernando, Enrique, Arturo, Arlene y Adrián.  | ARCHIVO
ampliar
Nació en 1958 y se crió entre cinco hermanos: Fernando, Enrique, Arturo, Arlene y Adrián. | ARCHIVO

Aunado a su liderazgo en la principal empresa de comunicación del país, durante años Robert se destacó como inversionista visionario, impulsor de tecnologías y promotor de la responsabilidad social empresarial.

Asimismo, fundó la cadena de restaurantes Rostipollos y se desempeñó como directivo de Navsat S. A. , la Fundación Acción Joven y el Club de Investigación Tecnológica, entre otros.

Robert nació el 18 de junio de 1958, hijo de Fernando Robert e Hilda Bonilla, y uno de seis hijos. Su hermano menor, Adrián, es el veterano y multicampeón corredor de motocross .

Luego de asistir al Colegio La Salle, Robert se graduó como ingeniero agrónomo de la Universidad de Costa Rica y culminó sus estudios con una maestría del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae).

En 1983 contrajo matrimonio con Alexandra Kissling, impulsora de la responsabilidad social del sector privado y vicepresidenta de la Asociación Empresarial para el Desarrollo (AED).

Fruto de esa unión, nacieron tres hijos: Paula, de 27 años; André, de 23, y Natalia de 21.

En la vida de Robert dejaron la huella predominantes figuras empresariales costarricenses, entre ellos, su difunto suegro Wálter Kissling, quien fundó la AED y sentó las bases para el Incae.

Luis Javier Castro, presidente de la AED, compartió con Robert en la Asociación y en el proyecto Yo Emprendedor, pero también mantuvo una amistad estrecha.

“El privilegio de haber vivido de cerca con Daniel y Alexandra, me dio la oportunidad de aprender de un gran esposo, un padre ejemplar, un amigo extraordinario, pero sobre todo un ser humano entregado a creer en el otro”, dijo Castro.

Más allá de sus logros profesionales, la pasión de Robert por el ciclismo de montaña lo llevó a otras latitudes para recorrer, sobre dos ruedas, las laderas de cordilleras en países como Argentina.

Asimismo, era adepto del Chi Kung, una ancestral práctica china que comprende la respiración, el movimiento y la mente como medios para la salud y bienestar.

Su afinidad con la medicina holística lo motivó a optar por un tratamiento alternativo, al enterarse de su enfermedad, meses atrás.

PUBLICIDAD

Sifu Rama, amigo de Robert y fundador del retiro de salud integral, La Montaña Azul, exteriorizó su agradecimiento por el amor y las enseñanzas que dejó.

“La presencia de Daniel era sutil, discreta y a la vez profunda, en esto radica su grandeza. El tiempo que la vida nos regaló con él fue esencialmente un intercambio de corazón y alma que nos transformó a todos”, expresó.

Esta sensibilidad también la resaltó Mariela Rodríguez, directora comercial de Grupo Nación, quien lo describió como un hombre claro en sus convicciones. “Estaba pendiente siempre de celebrar a plenitud la vida y con un interés especial en la trascendencia de su espíritu, interés que contagiaba a los demás”, sostuvo Rodríguez.

Larga trayectoria. Robert construyó su carrera profesional en La Nación , a partir de 1986, cuando ingresó a la empresa como asistente de la Gerencia General. Dos años después fue nombrado subgerente, puesto en el que se desempeñó bajo el ala de Fernando Leñero Testart.

“Daniel fue mi amigo. Juntos logramos un giro total hacia la profesionalización de la empresa. Un apoyo pensante, impaciente y crítico en esa gran misión y, por sus capacidades y calidades humanas, fue elegido para liderar la gestión de la empresa”, recordó Leñero.

En 1999 Robert asumió la vicepresidencia de la firma, convirtiéndose, desde ese entonces, en el copiloto y mano derecha del presidente, Manuel Fco. Jiménez Echeverría.

Jiménez conoció a Robert en su juventud como alumnos de La Salle. “Fueron más de 30 años de conocerlo, de ser muy cercanos. Era una persona detallista, muy involucrada en todo en la empresa. Nos complementamos mucho”, expresó.

Aparte de ocupar una silla en la Junta Directiva del grupo, Robert encabezó las áreas administrativa, financiera, tecnológica y de recursos humanos. Previo a la reestructuración corporativa, fungió como gerente editorial y comercial.

 Robert (izq.) tuvo un papel clave en el crecimiento de Grupo Nación. En el 2004, visitó la construcción del edificio para la nueva rotativa, junto con Mario Hernández, Alejandro Urbina y Manuel Jiménez (orden usual).   | ARCHIVO
ampliar
Robert (izq.) tuvo un papel clave en el crecimiento de Grupo Nación. En el 2004, visitó la construcción del edificio para la nueva rotativa, junto con Mario Hernández, Alejandro Urbina y Manuel Jiménez (orden usual). | ARCHIVO

Antonieta Chaverri, gerente general de GN Medios, lo recordó como un hombre de familia, con una sensibilidad especial, presente y cercano, correcto y leal. “Era muy exigente, pero nunca exigió nada que él no pudiera dar. Sus enseñanzas quedan en la empresa, pero deja un gran vacío”, manifestó.

“Daniel siempre nos llamó a recordar las palabras de “Nuestro derrotero”, el primer editorial de La Nación , y en momentos en que la empresa crece nunca quiso que olvidáramos que el periodismo honesto es la esencia, lo principal. Fue mi mentor profesional por 23 años, mi gratitud con él es eterna”, añadió la directora del diario La Nación , Yanancy Noguera.

PUBLICIDAD

Fernán Vargas, directivo de Grupo Nación, resaltó la gran madurez de Robert, cuyo padre había sido su compañero de colegio.

“Pese a ser muy joven cuando llegó, tenía una gran capacidad de observación y una prudencia propia de una persona de mucha más edad, y así se condujo durante todo el tiempo en que le prestó valiosísimos servicios a la compañía”, dijo Vargas.

El cuerpo de Robert se veló ayer y su funeral se oficiará hoy a las 2 p. m. en la iglesia Don Bosco. Colaboró con esta información: Yanancy Noguera

  • Comparta este artículo
Economía

Fallece Daniel Robert Bonilla, vicepresidente de Grupo Nación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota