Economía

Vida en la empresa

Contribución moral de las empresas

Actualizado el 23 de abril de 2012 a las 12:00 am

Economía

Contribución moral de las empresas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Existe una alta correlación entre la calidad de las personas que laboran en una empresa o compañía, y la potencia que tiene la empresa para competir con ventaja y para crear un clima propicio al desarrollo de las personas y de sí misma.

Eso es lo que hace que se ponga tanto énfasis en la selección de personas y que hoy en día se valore tanto el talento humano.

Las empresas son cuasipersonales. Sus centros nerviosos están formados por seres humanos, lo cual implica sentimientos, anhelos, conciencia, inteligencia. La calidad de las personas, tiene que ver con sus conocimientos y destrezas, pero también con sus hábitos, es decir, con cuál es su respuesta elegida ante múltiples estímulos.

¿Son íntegras, leales, valerosas, responsables, dispuestas a recorrer la milla extra, interesadas en aprender, dispuestas a apoyar a sus compañeros, laboriosas, fuertes, prudentes?

Un primer problema es cómo descubrir esos rasgos en los candidatos o en el personal que ya está al servicio de la empresa.

Un método confiable es la observación de las conductas a lo largo de mucho tiempo. ¿Existe un método más eficiente? ¿Dan las pruebas psicométricas una información confiable sobre cómo es una persona?

Un segundo problema es cómo cultivar esos rasgos deseables. En las empresas se recurre a la capacitación cuando a las personas les faltan conocimientos o destrezas, pero ¿qué hay que hacer cuando no tienen la actitud adecuada? ¿O cuando sus valores son disfuncionales para la empresa? O ¿qué hacer para desarrollar los hábitos mencionados arriba?

Se puede crear una serie de estructuras y sistemas e implantar estilos y procedimientos que promuevan el desarrollo de las personas.

Otro tema interesante a considerar es el de si la empresa puede aspirar a convertirse en una isla moral, en el mar de la sociedad. ¿Si la sociedad padece un aflojamiento, si está resentida, desesperanzada, si siente que carece de rumbo, si no tiene ilusión, pueden las empresas tener internamente un clima diferente? Si eso fuera posible, ¿pueden las empresas moralmente fuertes convertirse en fuentes de mejoramiento para la sociedad?

He sostenido que si las empresas desarrollan a su personal con una visión que vaya más allá de lo laboral, pueden beneficiar a las familias y a la comunidad.

PUBLICIDAD

¿Estarían dispuestas las empresas, como parte de su responsabilidad social, a emprender tareas de robustecimiento de la calidad de su personal, con la finalidad, no solo de mejorar su competitividad, sino de contribuir al mejoramiento de la sociedad?

¿Cómo se haría la transferencia del mejoramiento interno hacia la sociedad?

He ahí una oportunidad de creación de valor.

  • Comparta este artículo
Economía

Contribución moral de las empresas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota