Economía

Birmania se convierte en el destino turístico de moda del sureste Asiático

Actualizado el 24 de agosto de 2013 a las 01:17 pm

El número de viajeros internacionales que visitó el país en 2012 aumentó más de un 30%

Economía

Birmania se convierte en el destino turístico de moda del sureste Asiático

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Rangún

Los centenarios templos de Bagan, el exhuberante lago Inle o la figura de la nobel de la paz Aung San Su Kyi son algunos de los atractivos que han convertido a Birmania (Myanmar) en el destino turístico de moda del Sudeste Asiático.

Vista de templos en la localidad de Bagan.
ampliar
Vista de templos en la localidad de Bagan. (EFE)

En Birmania está la mayor concentración de pagodas del mundo, que datan de los siglos XI y XII

El número de viajeros internacionales que visitó el país en 2012 aumentó más de un 30% y alcanzó el millón de personas.

Asimismo, el Ejecutivo birmano prevé que el volumen de visitantes llegue a los 1,8 millones este año con las nuevas medidas aprobadas, que incluyen una mayor facilidad para obtener un visado y para poder viajar por el interior del país.

Con cerca de 60 millones de habitantes y un tercio de la población por debajo del umbral de la pobreza, Birmania es un país eminentemente agrícola, rico en recursos minerales como gas, cobre y piedras preciosas, pero que carece de cualquier tipo de industria elaborada.

Esta falta de desarrollo concede a los paisajes un halo de autenticidad, una sensación de misterio por desentrañar que todavía irradia Birmania y que se convierte en uno de sus principales encantos.

Un joven monje budista ante un templo en la localidad birmana de Bagan
ampliar
Un joven monje budista ante un templo en la localidad birmana de Bagan (EFE)
Pasear por la extensa llanura en la que se despliegan los templos de Bagan, la mayor concentración de pagodas del mundo, que datan de los siglos XI y XII, o cruzar en una tradicional barca de pescadores el lago Inle, habitado por numerosas tribus y que cuenta con muchas especies endémicas, son algunas de las experiencias genuinas que ofrece esta antigua colonia británica.

El trasiego de los monjes budistas alrededor de la icónica pagoda dorada de Shwedagon, de casi cien metros de altura y referencia central de Rangún, es otra de las escenas más ensalzadas por los viajeros foráneos que ponen pie en Birmania.

Consciente del potencial del sector, el Ejecutivo birmano, en colaboración con el Banco de Desarrollo de Asia (ADB) , anunció en junio un plan maestro de turismo para modernizar esta industria con una inversión de $500 millones (378 millones de euros) con el fin de mejorar las infraestructuras y los alojamientos.

Tras décadas de aislamiento internacional a causa del autoritario régimen impuesto por las distintas juntas militares que rigieron el país desde 1962 hasta el 2011, las previsiones más optimistas calculan llegar a los 7,5 millones de turistas en 2020.

PUBLICIDAD

Este incremento del turismo permitiría a su vez aumentar los ingresos hasta los $10.000 millones, un capital económico muy deseado para uno de los países más pobres del Sudeste Asiático.

Paisaje del lago Inle, en el que conviven numerosas tribus
ampliar
Paisaje del lago Inle, en el que conviven numerosas tribus (EFE)
"El turismo ha mostrado una tendencia positiva desde 2001; los visitantes han aumentado gracias al mayor número de conexiones aéreas y también hemos experimentado una mayor duración de la estancia de los viajeros" , señaló recientemente el ministro birmano de Turismo, U Htay Aung.

La mayoría de visitantes de Birmania proceden aún de países cercanos, como China y Tailandia, con lazos históricos e intereses económicos en la zona, aunque los viajeros llegados desde Europa y América suponen también una proporción notable.

"Todos hemos vivido en estado de supervivencia durante años pero la apertura y la influencia extranjera suponen una oportunidad para nosotros" , reconoció a Efe Jin Jin, una trabajadora birmana de una ONG local.

La liberación de la premio nobel de la paz y opositora del régimen Aung San Suu Kyi, en 2010, y la disolución de la última junta militar al año siguiente, fueron el detonante del interés turístico renovado por un país que ha vivido virtualmente aislado durante cerca de medio siglo.

Desde entonces, las reformas aplicadas por un gobierno civil comandado por el presidente Thein Sein, primer ministro en el régimen anterior, han remodelado no solo el paisaje político, sino también el económico y social.

Para una parte de la población, el turismo se ha convertido, además de en fuente de recursos económicos, en un seguro contra el retroceso político.

"Espero que en el futuro Birmania sea una verdadera democracia porque este Gobierno todavía está compuesto por la misma gente de antes, sólo se han cambiado el uniforme, pero estoy seguro de que el turismo puede contribuir en este camino" , declaró a Efe Pyay Way, un joven galerista de arte de Rangún.

  • Comparta este artículo
Economía

Birmania se convierte en el destino turístico de moda del sureste Asiático

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota