Por: Irene Vizcaíno 7 agosto

Con la nueva modalidad de aseguramiento para empleadas domésticas que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) habilitará el 9 de agosto, se abre la posibilidad para los patronos de atender esa obligación a un menor costo, ajustado al salario que se le pague a la trabajadora.

De esta forma se cumple con una obligación, pero también se evitan problemas. "Cada mes que se deja pasar con una trabajora doméstica no asegurada es realmente un riesgo que está asumiendo uno", advirtió Gustavo Picado, gerente financiero de la Caja.

Según Picado, tienen casos de trabajadoras que concluida la relación laboral, denuncian a su patrono por no haber cumplido con estos pagos, y las deudas pueden llegar a ser millonarias, lo que necesariamente conlleva embargo de bienes y cobro judicial.