Por: Esteban Oviedo 18 mayo, 2016

Gerardo Vargas Rojas, jefe de fracción de la Unidad Social Cristiana (PUSC), sostiene que su partido negoció con la oposición una agenda de contención de gasto público para taparle los huecos al Estado. Alega que no tiene sentido echarle más agua al canasto, mediante los impuestos que quiere el Gobierno, si esta se derramará en pagar abusos.

Afirma que la decisión de ponerle límite a los privilegios en pensiones y salarios públicos no es negociable. "No puede ser que haya salarios de $25.000, $30.000 en la administración pública", declaró en entrevista con Diálogos.

No obstante, Vargas Rojas adujo que no todo está escrito en piedra y esperan una postura negociadora del Gobierno, luego de que la alianza opositora acordara no dar vía rápida a los impuestos que quiere Zapote si no se aprueban los proyectos de contención de gasto.